¿Hay que bañar al bebé cada día como norma habitual?

El baño en los bebés es necesario pero sin llegar al exceso, muchas investigaciones demuestran que la limpieza extrema es contraproducente para el desarrollo del sistema inmunitario de los bebés, por lo que en principio no hay que bañar al bebé cada día como norma habitual.

Higiene infantil

Como sabemos, una higiene excesiva resulta perjudicial para bebés y niños, el sistema inmunológico no se desarrolla de forma adecuada y se incrementa el riesgo de sufrir alergias u otras enfermedades. No es bueno que bebés o niños vivan en un ambiente estéril, la fobia a los microbios que tienen algunos padres les llevan a tener prácticamente a los niños en un ambiente excesivamente aséptico. Centrándonos en los bebés, parece norma habitual que se deba bañar cada día al bebé, unos padres lo hacen porque facilita que el pequeño se relaje y duerma mejor por la noche y otros por higiene, pero sea por una u otra razón, bañarlos cada día tiene consecuencias para el organismo.

El profesor de biología Robert Dunn, especializado en la biodiversidad de microorganismos que viven sobre nuestros cuerpos y autor de numerosos libros y ensayos que se han divulgado en varias revistas científicas, comenta que la comunidad médica ha estado trabajando durante años con el propósito de eliminar la mayor parte de los microbios que habitan en nuestro cuerpo.

Explica que esto es un error, una vida extremadamente limpia resulta perjudicial para el desarrollo del sistema inmunitario que forzosamente necesita de esos virus y bacterias para poder desarrollarse. Hay que tener en cuenta que nuestro organismo está diseñado para ser expuesto al ataque de los microorganismos a gran escala, si se minimiza esta exposición, el sistema inmunológico no se va a poder desarrollar de manera óptima.

Es decir, esos microorganismos considerados perjudiciales son necesarios para que bebés y niños puedan mantenerse saludables afrontando el ataque de diferentes gérmenes. Nos hemos acostumbrado a una extrema limpieza casi sin danos cuenta, botellitas de desinfectantes de manos, toallitas húmedas antimicrobianas y otros productos, suelen utilizarse con bebés y niños cuando en realidad lo único que hace falta es agua y jabón, al menos así se ha demostrado en un estudio.

A la industria le interesa promover la importancia de matar microorganismos patógenos, algo lógico ya que el volumen de negocio es muy importante, se lanzan todo tipo de productos al mercado y algunos contienen elementos químicos que casi se podría decir que son mucho más perjudiciales que los propios microorganismos del ambiente.

Dicho esto, pasamos al tema del baño, aquí explican que según la Academia Americana de Dermatología, los niños con edades comprendidas entre los 6 y 11 años deberían bañarse al menos una o dos veces por semana o cuando existen signos de suciedad. En el caso de los recién nacidos, aconseja esperar unos días tras el nacimiento y evitar el baño al cabo de unas horas del nacimiento, la academia asegura que puede ser más saludable. En el caso de los bebés, hay que aplicar una regla similar a la de los niños a partir de 6 años de edad, aunque en este caso con más frecuencia a causa del pañal, cada dos días por ejemplo. Lo que sí se recomienda es lavar diariamente las manos con agua y jabón y olvidarse de desinfectantes, toallitas antimicrobianas, etc.

Hay que aplicar una regla válida para prácticamente cualquier cuestión, la moderación. Es contraproducente una limpieza extrema y una falta de higiene, el término medio es lo recomendable. Es necesario que los bebés convivan con gérmenes, la higiene extrema, la ausencia de gérmenes, la ausencia del riesgo de infecciones… todo forma un peligroso cóctel que conduce a que el sistema inmunológico no se desarrolle eficazmente y se incremente de forma significativa el riesgo de sufrir alergias.

Foto | Spigoo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...