Guía de medicamentos que puedes emplear durante la lactancia

Automedicarse mientras se da el pecho es una irresponsabilidad. Hay medicinas que impactan negativamente en la salud del bebé, pero con la orientación clínica desaparecen los riesgos.

medicación lactancia

Para una madre no existe nada más importante que el bienestar de su bebé, y ponerlo en riesgo no es una opción. Esta es la razón principal por la que muchas mujeres deciden no dar pecho durante la toma de medicamentos, temiendo causar daños al pequeño. ¿Pero realmente esto puede suceder?

Pese a que un 90% de las mamás deben consumir algún tipo de fármaco durante la lactancia, infinidad de ellas se abstienen de hacerlo por miedo a las reacciones que éste puede generar en el chico. Sin embargo, es importante saber que, por lo general, las prescripciones bajo supervisión médica no causan problemas de salud al niño.

Esto se debe a que buena parte de las medicinas que se recetan en esta fase no pasan a la leche, o la dosis que ingresa es tan mínima, que no representa un peligro para el bebé. No obstante, ante cualquier medicación hay que consultar al médico para determinar el uso más adecuado.

Medicación durante la lactancia ¿Cuáles sí y cuáles no?

Entre los remedios que se pueden emplear durante la lactancia resaltan los de “uso frecuente”, que no significan un riesgo potencial para el bebé. Uno de ellos es el ibuprofeno, recomendado para tratar la fiebre y el dolor. Algunos especialistas incluyen también el paracetamol, pero otros prefieren descartarlo. En este tema pesa mucho el criterio del doctor.

Para el caso específico de los estornudos o la rinitis, los inhaladores que contienen corticoides resultan muy efectivos y no producen secuelas importantes. Asimismo, para calmar la tos, la codeína suele ser recomendada. Se desestima el consumo de mucolíticos, antihistamínicos o antibióticos, que no funcionan en estas situaciones.

Antibióticos habituales como la amoxicilina, la penicilina y el clavulánico pudiera ser compatibles con el organismo de una lactante, pero debe haber un permiso clínico. Las mezclas hormonales que incluyen los corticoides e insulina, no tienden a estar contraindicadas. No ocurre igual con los estrógenos, los cuales afectan la producción de leche, por lo que no se recomiendan. Tampoco los antihistamínicos de nueva generación.

Prevención ante todo

Toma en cuenta que incluso en la actualidad muchas precauciones de uso indicadas en los prospectos de los productos aclaran que “no han sido probados sus efectos durante la lactancia materna”. Sin duda, es una advertencia inquietante que es mejor evaluar. Será el doctor quien establecerá los beneficios en contraposición con los efectos secundarios.

Hay medicamentos contra la diabetes y antidepresivos que no deben ser consumidos mientras se lacta. También anticancerosos, desinfectantes con yodo, anticoagulantes, como la fenindiona, ergotamina (cardiovasculares) o amiodarona, entre otros que reducen la proporción de leche.

¿Cómo usarlos?

La automedicación es reprochada en todo momento. Por ninguna razón se debe prescindir del control médico. Es necesario saber cuándo se puede o no tomar medicinas, las dosis exactas y cuánto se debe esperar para amamantar entre toma y toma.  Un ejemplo común es el del paracetamol que, aparentemente, pertenece a la lista de fármacos que se pueden tomar sin causar daño al bebé. Sin embargo, se debe esperar al menos dos horas antes de volver a dar pecho. Esto implica que el instante adecuado para ingerirlo es justo después de haber alimentado al pequeño.

Entre las reacciones adversas que puede presentar un infante ante la toma de un medicamento erróneo por parte de la madre están: vómitos, diarrea, somnolencia, anemia, irritabilidad y pérdida de peso, por mencionar algunos.

Lo cierto es que no sólo basta con conocer el nivel de riesgo de los medicamentos o las precauciones que se deben asumir con ellos mientras amamantas. También importa saber el tiempo que demoran en ser eliminados del cuerpo. Las previsiones aplican de igual forma para plantas medicinales, vitaminas, intervenciones quirúrgicas y exposición a contaminantes ambientales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...