Guardería o canguro

Guarderia o canguro

Tanto las familias que en verano trabajan y no tienen dónde dejar a los pequeños, como los padres cuyo permiso de paternidad o maternidad termina y necesitan buscar un lugar para dejar a sus hijos se ven en la duda de elegir una guardería infantil o un canguro que acuda a casa a cuidarlos.

En nuestro país viven alrededor de 1.800.000 de niños menores de un año, sólo uno de cada cinco tiene plaza en un centro de educación infantil autorizado, aunque el Ministerio de Educación quiere diseñar un nuevo plan para escolarizar al menos a 300.000 en esta franja de edad, no será hasta el 2012 cuando sea posible, por lo que sólo queda la opción de guardería o canguro.

Lo primero que intentan las familias es solicitar plaza en las guarderías públicas del Estado, pero no hay plazas para todos por lo que ahí es cuando muchas familias se ven en la opción de elegir entre guardería o canguro privados, con el gasto extra que conlleva.

Las ventajas de la guardería frente al canguro son que cubren todas las necesidades formativas básicas que necesitan los niños de esas edades, además de la interrelación con otros niños de su edad que siempre es beneficioso para desarrollar su nivel de sociabilidad, además de estar atendido siempre por personal cualificado.

Es cierto que en la guardería cogen todo tipo de enfermedades ya que se las contagian de unos a otros pero también es cierto que sirve para hacer más fuerte su sistema inmunitario, una cosa es segura y es que si no lo pasan ahora lo pasarán más tarde en el colegio perdiendo horas lectivas, por lo que esto no es motivo para echarnos atrás a la hora de elegir guardería.

Las ventajas de contratar un canguro son que el trato es más directo y personalizado, el niño coge confianza antes con la persona que está todo el tiempo con él pendiente de sus deseos y necesidades, además de que tendrá una mayor vigilancia a la hora de la alimentación o de la salud del niño ya que el trato es más cercano.

Otra ventaja de que la persona venga a casa es evitar el gasto que supone desplazamientos, comer fuera de casa, los horarios del pequeño son más flexibles y puede mantener su rutina habitual, además de que si un día salimos más tarde del trabajo sabemos que el niño está en casa esperándonos.

Otras familias optan por familiares cercanos como pueden ser los abuelos, que se ocupan de los niños mientras los padres están trabajando.

Una cosa está clara y es que sea lo que sea lo que decidamos tenemos que tener presente que quien cuide a nuestros hijos tiene que ser de total confianza, responsable y que le gusten los niños.

Foto| AVAVA

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...