Golpe de calor

Golpe de calor

Una de las mayores preocupaciones a la hora de que los niños se expongan al sol es el golpe de calor, muchas veces no le damos importancia incluso hay quien no sabe lo que es y lo confunde con una insolación o lo achaca a una simple deshidratación del pequeño, aunque todo tiene una fuente en común que es el exponer el cuerpo del niño a altas temperaturas, realmente son cosas distintas.

El golpe de calor tiene como síntoma principal una fiebre muy alta, 40º de temperatura, el niño estará ardiendo y tendrá la piel muy seca no habrá sudor. Además de estos síntomas también aparecerá dolor de cabeza, mareo y pérdida de conocimiento. El golpe de calor se produce como consecuencia de que el cuerpo no puede regular la temperatura produciéndose un desajuste térmico conocido como el golpe de calor algo fácil de ver en la relación niños y calor.

Lo principal que hay que hacer  en caso de golpe de calor es sacar al niño del sol y colocarlo en un lugar fresco y a la sombra, después colócalo tumbado en el suelo y con las piernas elevadas para que la sangre llegue más fácilmente a la cabeza, aplícale paños de agua fresca (nunca fría para evitar los cambios bruscos de temperatura) en la cabeza y el cuerpo, mientras esperas que acuda el 112. Se le puede administrar sorbitos de agua o alguna bebida isotónica pero sin obligarle.

Si el niño ha perdido el conocimiento, observa si respira, colócalo de lado y llama a urgencias rápidamente, si no respiras debes poner en práctica la técnica de reanimación.

Las altas temperaturas de verano pueden afectar a las personas más vulnerables, los niños sobre todo los más pequeños son los más sensibles a la hora de sufrir daños por estar expuestos a las altas temperaturas sin cuidado al igual que los ancianos debido a la facilidad que tienen para deshidratarse y a la poca capacidad para compensar la deshidratación.

Foto| albmulay

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...