Gluten en la alimentación infantil

Alimentación infantil

Según una investigación realizada por expertos del Centro Médico Erasmus (Holanda), introducir el gluten en la alimentación infantil antes de tiempo provoca problemas en el aparato digestivo como la constipación o estreñimiento. El estudio trataba de determinar las causas de la constipación postulando como una posibilidad la introducción del gluten en la alimentación antes de los seis meses de edad.

Los expertos tomaron como referencia los datos proporcionados por los padres de mas de 4.600 niños, a través de diversos cuestionarios realizados cuando los bebés cumplieron 6 y 24 meses de edad, los investigadores recabaron información sobre el tiempo de lactancia, cuando se inició la introducción de alimentos sólidos, si presentaban algún tipo de alergia, o los medicamentos que tomaron.

Se determinó que aquellos niños de dos años a los que se les introdujo el gluten en la alimentación antes de cumplir los seis meses de edad sufrieron una tasa de constipación mucho más elevada que los que recibieron alimentos con gluten a partir de los seis meses. Se estudió además la introducción de otros alimentos durante el primer año de vida para detectar si existía asociación alguna con la constipación, huevos, leche de vaca, etc., no se detectó que se incrementará el riesgo de padecer estreñimiento o constipación.

A través de Buena Salud podemos saber que a los 24 meses de edad se constató que el 12% de los niños padecían constipación, tras analizar y descartar otras enfermedades o problemas asociados, se determinó que la introducción del gluten a una pronta edad se relaciona con la constipación, así mismo se determinó que la constipación prolongaría la alergia a la leche de vaca. Hay que decir que esto sería un problema menos grave que los que mostraban estudios anteriores, que asociaban el riesgo de padecer intolerancia al gluten o celiaquía (enfermedad que por el momento es incurable y que se sufriría toda la vida) con el consumo temprano de alimentos con gluten.

Según los expertos, serán necesarios nuevos estudios que ratifiquen las primeras conclusiones sobre los problemas digestivos, pero de momento ya nos pone sobre alerta y quizá aplicar el principio de precaución no estaría de más. Por otro lado hay que destacar que la leche materna aporta todos los nutrientes necesarios para garantizar un buen desarrollo del bebé en los primeros meses y no sería necesaria la introducción de determinados alimentos en la dieta hasta el momento oportuno.

Puedes conocer más detalles sobre el estudio holandés a través de la publicación médica American Journal of Gastroenterology.

Foto | Sanutri

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...