Garantiza una temperatura adecuada para los pequeños en casa

La temperatura del hogar, del agua a la hora del baño… es un elemento importante en los primeros meses de vida del bebé

Una de las principales preocupaciones cuando hay un bebé en casa es mantener una temperatura equilibrada para que el pequeño no pase frío, pero tampoco sufra exceso de calor. Por ello, suele ser habitual que las habitaciones de los niños cuenten con algún tipo de fuente de calor. Pero, sin duda, la hora del baño es el momento crucial en el que la temperatura se convierte en máxima protagonista, tanto dentro como fuera del agua.

Lo ideal es que el agua esté tibia, con una temperatura entre los 35 y los 37 ºC para que sea lo más parecida posible a la temperatura corporal. La calidez del ambiente también es importante, por lo que se recomienda que una temperatura entre 23 y 25 ºC.

No obstante, no siempre nuestra elección para conseguir ese calor hogareño es la más adecuada, como los climatizadores o estufas. Estos no suelen proporciona un calor homogéneo y lo focalizan en su entorno, o bien crean corrientes de aire, algo nada recomendable para los bebés, cuyas defensas corporales todavía son débiles. Además, si optamos por calentar el agua con electricidad existe riesgo de que se acabe el agua caliente, dejando un baño a mitad o teniendo que crear turnos de ducha en casa, algo muy incómodo, sobre todo, en las familias numerosas.

Sin embargo, existen alternativas como el gas natural que acaban con estos inconvenientes, pues distribuye mejor el calor por toda la casa, e incluso durante más tiempo, sin riesgo de corrientes. Además, el gas natural permite ahorrar tiempo y energía en el baño, ya que permite disponer de agua caliente al instante y es más primaria que la electricidad, la cual se genera a raíz de otras energías. Toda una serie de ventajas que te permitirán garantizar el calor de tu hogar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...