Formentera para los más pequeños

Formentera tiene algunas calas que te permitirán estar relativamente seguros evitando las siempre problemáticas muchedumbres y ofrecen a los más pequeños un buen número de actividades que harán que el aburrimiento no exista en su viaje

Acertar en la elección de un buen lugar para pasar las vacaciones en familia nunca es tarea fácil. Hay que buscar un destino en el que haya puntos de interés para todos y esto a veces resulta algo más que complicado. Sin embargo, los viajes a Formentera pueden ser una buena opción, ya que la isla balear más pequeña tiene algunas calas que te permitirán estar relativamente seguros evitando las siempre problemáticas muchedumbres que a todos nos ha hecho pasar algún momento de cierta tensión al perder de vista en algunos instantes a los más pequeños.

La cala Fonda C'an Rafalet uno de los rincones mágicos de Formentera

Pero además, como todos sabemos los niños no son precisamente personitas fáciles de contentar, por lo que no sería mala idea tener otras opciones para que jugaran y se divirtieran en estos días de vacaciones. Por fortuna, esta isla es uno de los destinos más importantes de turismo ecológico y activo de nuestro país.

La isla tiene un buen número de circuitos verdes, es decir, rutas que están marcadas con señales y que se crea un recorrido interesante por su interés paisajístico. Algunas de ellas están pensadas para hacerlas en bicicletas y otras a pie. En todo caso, sin duda, que será una jornada inolvidable para poder compartirla con la familia. Actividad física y disfrutar de los escenarios dignos de película que Formentera ofrece al turista.

Otra opción para aquellas familias en las que los niños sean un poco más grandes, que sepan nadar y bucear es aprovechar sus cristalinas aguas para hacer pequeñas inmersiones, siempre bajo la atenta mirada de los monitores de los diferentes clubes náuticos y de submarinismo que hay en la isla. Las condiciones climáticas y el poco oleaje de las aguas que baña Formentera invitan a estar casi siempre en contacto con el delicioso mar.

Otra actividad acuática que hará las delicias a los más pequeños, y quizás a los no tan pequeños, es acudir a la Escuela Municipal de Vela y apuntarse a alguno de los divertidos cursos que ofrecen como el de kayac, vela e incluso windsurf. Son cursos especialmente pensados para niños y se crean grupos pequeños para que los monitores puedan estar atentos en todo momento al aprendizaje de nuestros niños. En definitiva, con cualquiera de estas opciones que ofrece la isla de Formentera las tan temidas vacaciones familiares dejarán de ser un motivo de insomnio y se podrá convertir en un lugar de peregrinaje estival.

Fotografía: Ben30

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...