Foodwatch denuncia que para Nestlé y Danone la leche de fórmula es correcta y no contiene aceites minerales

Para Nestlé y Danone, la leche de fórmula que elaboran es correcta y no contiene aceites minerales cancerígenos y mutagénicos, algo que no se corresponde con los tres análisis realizados por laboratorios independientes encargados por la organización de consumidores Foodwatch.

Leche de fórmula Nidal y Gallia

Hace unos días hablábamos de una alerta lanzada por la organización de consumidores Foodwatch, en la que se indicaba que la leche de fórmula envasada en latas de metal de algunas marcas contenía residuos de aceites minerales cancerígenos y mutagénicos. Por ello, recomendaba a los padres no adquirir estos productos para sus bebés, pidiendo a las autoridades comunitarias competentes que establecieran límites legales o la ausencia total de estos contaminantes dependiendo del tipo de producto alimentario.

Pues bien, ahora podemos saber que Foodwatch denuncia que para marcas como Nestlé y Danone, la leche de fórmula es correcta y no contiene aceites minerales, concretamente hidrocarburos aromáticos o MOAH, sustancias que, como ya hemos comentado, son reconocidos como posibles carcinógenos, mutágenos y disruptores endocrinos. La organización de consumidores pedía retirar inmediatamente la leche de fórmula contaminada con estos elementos tóxicos.

Danone y Nestlé no aceptan las demandas de Foodwatch, a pesar de que están respaldadas con miles de firmas y que podéis comprobar aquí, ambas marcas aseguran que sus productos se pueden consumir de manera segura, Danone ha llegado a comentar que en sus pruebas no han detectado el aceite mineral, a pesar de que los análisis realizados por la organización de consumidores en tres laboratorios independientes indican lo contrario. Nestlé afirma cumplir con las regulaciones aplicables y Danone comenta que debe llevar a cabo controles que vayan más allá de las regulaciones vigentes, sin embargo, no existen tales regulaciones.

Foodwatch ha preguntado a Nestlé y Danone hasta qué punto confiaban que sus productos no estaban contaminados con aceites minerales, la respuesta está lejos de ser convincente, es esquiva, por lo que para la organización de consumidores es urgente retirar los productos contaminados del mercado, hay que tener en cuenta que ya han pasado cuatro años desde que se alertó a Nestlé del problema y a día de hoy sigue sin resolverse. Se considera que en vez de hacer la salud de los niños una prioridad, estas empresas centran su atención en otras cuestiones.

Tanto la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea) como la ANSES (Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación, del Medio Ambiente y del Trabajo) concluyen de una manera clara que cualquier exposición a hidrocarburos aromáticos de aceites minerales en los alimentos representa un peligro para la salud, siendo necesario que no exista presencia detectable de MOAH en los productos alimentarios y mucho menos los destinados a la alimentación infantil.

Quizá Foodwatch debería centrar sus esfuerzos en la Unión Europea, este organismo debe poner en marcha una legislación que obligue a las empresas a establecer límites o la ausencia total de estos contaminantes dependiendo del tipo de producto alimentario, aplicando en el caso de los MOAH la “tolerancia cero”. Como ya comentamos en su momento, sería interesante que se llevara a cabo un análisis en la leche de fórmula que se comercializa en España para comprobar si los resultados son los mismos. Os recomendamos acceder a este artículo de la organización de consumidores y conocer con más detalle el problema.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...