Fisioterapia para bebés

La fisioterapia es una excelente técnica para desarrollar las capacidades motrices de los bebés. También es una buena forma para detectar problemas tan graves como la parálisis cerebral. La natación para bebés puede servir como fisioterapia, ya que puede ayudar a adquirir movimientos motrices o fortalecer el sistema cardiotorácico. Muchos de los ejercicios que se realizan para fisioterapia son realizados en un centro especializado. Sin embargo, otros se pueden practicar en casa, por lo que el trabajo de los padres, en este sentido, es fundamental.

Masajeando al bebé

Debido al escaso desarrollo de sus músculos, los niños, durante los primeros años de vida, necesitan un apoyo especial que estimule sus movimientos. Conocidas como programas de estimulación temprana, oportuna o adecuada, las técnicas terapéuticas que se aplican a los bebés tienen como finalidad contribuir de una manera decisiva a los diferentes estímulos que espontáneamente intervienen en la maduración del niño. Asimismo, con estos ejercicios se pretende integrar y facilitar sustitutos que mejoren el desarrollo de los niños con deficiencias. Además, la estimulación precoz permite localizar las alteraciones neuromusculares y sensoriales de los pacientes, destacando los casos de parálisis cerebral.

Con la fisioterapia también se consigue desarrollar las funciones motrices de los bebés. Los diferentes ejercicios de los programas de fisioterapia están destinados, principalmente, a coordinar los músculos grandes y pequeños del cuerpo. De hecho, los casos de parálisis cerebral se detectan poniendo a prueba las destrezas motoras del niño. A pesar de que la parálisis cerebral es imposible de curar, los tratamientos de fisioterapia pueden mejorar de forma considerable las capacidades del niño. Los ejercicios del fisioterapeuta están encaminados a mejorar el movimiento y la fuerza de los músculos del bebé, de forma que éste pueda ir adquiriendo un control sobre su propio cuerpo. La importancia de los comportamientos motrices se explica porque facilitan un mecanismo a la hora de manifestar destrezas en las otras áreas de desarrollo y porque son la base del conocimiento y del lenguaje.


Uno de los mejores ejercicios de estimulación temprana es la natación para bebés. No se trata de que éste aprenda a nadar, pues su musculatura está escasamente desarrollada como para realizar los movimientos básicos de la natación. En realidad, este ejercicio aporta importantes beneficios físicos para el bebé, entre los que destacan la adquisición de movimientos motrices o el fortalecimiento del sistema cardiotorácico. También es importante la incidencia que tiene la natación en la regulación del tono muscular, de gran relevancia para el equilibrio.

Por último, me gustaría destacar el papel que tienen los padres en la recuperación de sus hijos cuando se aplica fisioterapia a los bebés. Y es que es fundamental que el trabajo realizado con el fisioterapeuta tenga su continuidad en casa. Existen varios centros médicos que enseñan a los padres los distintos ejercicios que su bebé necesita. Aunque algunos sean de competencia exclusiva del terapeuta, debido a su complejidad, hay otros que sí se pueden practicar en casa, por lo que la coordinación y colaboración entre profesionales médicos y padres es esencial.

Fuente: Efisioterapia.net

Foto: diluvi en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...