Fantásticos trucos para lidiar con los niños en casa

El cuidado de los niños no es tarea fácil. Golpes, dolencias, suciedad y accidentes son parte del ajetreo de mamá en el hogar. Sin embargo, hay varios tips que puedes aplicar para minimizar daños o prevenirlos.

trucos para lidiar con niños en casa

Para muchas mujeres convertirse en madre es un sueño hecho realidad, pero cuando se vive a plenitud esta experiencia, la realidad puede ser angustiante, sobre todo si se tienen varios hijos.

No todas enfrentan la maternidad de la misma manera. Unas son más pacientes que otras, y nunca falta a quien le cueste desarrollar las destrezas necesarias para lidiar con el día a día de los pequeños en casa, un lugar que puede resultar inseguro si no se toman medidas de prevención de accidentes comunes.

Nadie dijo que su cuidado sería fácil, pues es imposible estar detrás de ellos a cada instante para evitar que se caigan o golpeen mientras corretean por la vivienda. Sin embargo, existen algunos trucos, probados por varias mamás, que ayudan a que la tarea sea más llevadera o, al menos, con una cantidad mínima de sobresaltos. 

Resguardo en la ducha

Cuando el infante es menor de 12 meses, hay un momento que genera gran ansiedad: la hora del baño. Temes que se desplace, se caiga y hasta se ahogue. Toda clase de cosas pasan por tu mente. Una forma de aumentar la seguridad en esta estresante situación, es colocar el cesto para ropa sucia dentro de la tina. Primero tienes que llenar un poco la bañera, luego meter la caja rectangular con los juguetes del bebé y, por último, sentarlo dentro. De esta forma no habrá resbalones y tú te sentirás mucho más confiada. Eso sí, no te apartes de su lado.

Atención con las puertas

Las puertas pueden ser muy peligrosas para los niños, especialmente cuando juegan y corren de una habitación a otra y las cierran de golpe. La mayoría de las veces se pisan los dedos o se quedan encerrados. Para impedir que esto ocurra, consigue un buen trozo de goma espuma y cubre todo el trancadero. Con eso el problema estará resuelto.

El estrés de la dentición

Se molestan, babean, lloran y son difíciles de tranquilizar. Así actúan la mayoría de los bebés cuando inician el proceso de dentición, es decir, cuando empiezan a salir los dientes de leche. La situación puede resultar exasperante para cualquier mamá. Una manera de calmarlos es dándoles algo suave para morder o chupar. Toma un chupete de los que tienen tapa y llénalo con el jugo de su fruta preferida. Cuando lo hayas hecho llévalo al congelador y haz que lo mastique. El frío aliviará sus encías inflamadas, y ellos estarán encantados de saborear algo que les gusta.

Diversión bajo techo

Cuando llueve o se está en la temporada de invierno, hay que improvisar para poder divertir a los niños en casa. Si son pequeñines, sacar un juego de mesa familiar no es una opción. Lo mejor es que selecciones una manta o sábana y elabores una hamaca provisional. Para hacerlo sólo tienes que amarrar una de las puntas a la pata de una mesa y con la otra mecerlo suavemente. Sin duda, le fascinará.

La hora del postre

Un truco que sabrás agradecer, es éste que previene un desastre mayor cuando tu niño coma un heladito de paleta. El pegote en las manos, ropa y piso, suele dejarte sin ganas de permitir que tu chiquillo disfrute de nuevo esta experiencia, pero soluciona colocando un capacillo o molde de papel de los que se utilizan para hacer cupcakes debajo de la paleta. Este recogerá las gotas fácilmente y tu podrás desecharlo sin accidentes. Si tú misma vas a elaborar el helado, puedes hacer que no se derrita tan rápido añadiendo gelatina a la preparación.

La maternidad es como un arte que deja aprendizajes cada día. Trae alegrías y también tristezas, pero hay que aprovecharla al máximo. No hay manual de inducción, así que en tus manos está hacer de este rol tu experiencia de vida más gratificante. Como debe ser.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...