Faltan métodos rigurosos para desarrollar, comunicar y difundir recomendaciones de alimentación infantil

Según un reciente estudio, faltan métodos rigurosos para desarrollar, comunicar y difundir recomendaciones de alimentación infantil, parece ser que las diferentes organizaciones e instituciones en Estados Unidos, proporcionan recomendaciones que difieren entre sí, varia la edad de introducción de algunos alimentos, las recomendaciones de lactancia materna, la edad para la introducción de la alimentación complementaria, etc.

Pautas de alimentación infantil

Un nuevo informe elaborado por varias organizaciones estadunidenses, entre las que se encuentran los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los Institutos Nacionales de Salud, o la Academia Nacional de Ciencias de la Fundación WK Kellogg, entre otras, concluye que faltan métodos rigurosos para desarrollar, comunicar y difundir recomendaciones de alimentación infantil, concretamente en el tramo de edad de 0 a 24 meses, que resulta ser el tramo de edad más crítico en la nutrición de los menores.

El informe titulado “Alimentación de lactantes, niños y niñas desde el nacimiento hasta los 24 meses: Resumir la orientación existente”, pone de manifiesto que las recomendaciones sobre alimentación infantil han cambiado significativamente en los últimos 10 años debido a los avances y descubrimientos científicos, las tendencias e influencias culturales y sociales, así como a otros factores de distinta índole. Hasta cuando la orientación proviene de grupos autorizados, incluidas organizaciones y agencias gubernamentales, profesionales y sin fines de lucro, puede haber inconsistencias en el asesoramiento debido a las diferencias en los enfoques adoptados para desarrollar recomendaciones de alimentación.

Los expertos comentan que cuando las recomendaciones proceden de grupos autorizados, incluidas organizaciones y agencias gubernamentales, profesionales y sin ánimo de lucro, pueden existir inconsistencias en el asesoramiento debido a las diferencias que existen en los enfoques adoptados a la hora de desarrollar las recomendaciones de alimentación infantil. De ahí que se hable de utilizar métodos más rigurosos, consensuados y homologados, no tiene sentido que existan tantas variaciones dependiendo de quien haga las recomendaciones.

Parece que este documento tiene como objetivo que en la próxima edición de las Guías Alimentarias 2020-2025 de Estados Unidos, se incluyan por primera vez las directrices sobre la alimentación para lactantes y menores de dos años. Este documento puede ser útil para las agencias federales estadounidenses, que están desarrollando las pautas dietéticas para los ciudadanos del país. Sin embargo, los responsables de este trabajo creen que el informe no va a influir en las directrices dietéticas para los estadounidenses, a pesar de su valor y conclusiones.

En el estudio se han revisado 43 documentos con pautas y recomendaciones proporcionadas por 29 grupos autorizados nacionales e internacionales, los investigadores revisaron cómo se comparaban las pautas de alimentación infantil y en qué criterios se basaban. El informe no pretende determinar qué prácticas de alimentación son las mejores para los menores de dos años, su cometido es realizar una comparativa y resumir las recomendaciones de alimentación existentes para este segmento de edad, y documentar las evidencias utilizadas para respaldar cada recomendación. Además, se han examinado como los documentos existentes sobre las pautas de alimentación, describen el enfoque utilizado para la comunicación y difusión de las recomendaciones.

En todos los documentos se han encontrado recomendaciones generales consistentes, pero existen algunas incoherencias en determinadas edades o segmentos poblacionales, sobre todo en lo referente a la alimentación de los menores de dos años. La verdad es que esto puede ser un problema, no tiene mucho sentido que no exista un consenso unánime. Los expertos explican que, por ejemplo, cuando se habla de fórmulas infantiles, las recomendaciones varían de forma significativa. Existen diferencias a la hora de recomendar la introducción de la leche de vaca, la edad mínima de lactancia, la introducción de la alimentación complementaria, la introducción de los alimentos que pueden producir alergias, las dietas veganas y vegetarianas en los niños y niñas pequeños, en definitiva, está claro que hay que darle un buen repaso y buscar consenso entre todos los que realizan las recomendaciones.

Sería interesante cotejar la información que proporcionan en nuestro país sobre la alimentación infantil en menores de dos años las diferentes organizaciones e instituciones, a ver si existen las mismas incoherencias. Podéis conocer todos los detalles del informe a través de este artículo publicado en la página de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina

Foto | Christine Rogers

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...