Extremar las medidas de seguridad para evitar el pirateo del vigilabebés

En el mercado podemos encontrar cámaras de vigilancia infantil que nos permiten vigilar al bebé gracias a una aplicación y a la conexión a internet, sin embargo, es necesario extremar las medidas de seguridad para evitar el pirateo del vigilabebés. Hoy conocemos un caso que nos debe hacer pensar y ser más prudentes a la hora de usar este tipo de dispositivos.

Hackear un vigilabebés

Hoy conocemos uno de tantos casos en los que un hacker ha pirateado un vigilabebés para observar a un bebé de menos de un año de edad. El hecho sucedió en el Estado de Ohio (Estados Unidos), como cada día los padres acostaron a su bebé en la cuna y activaron la cámara inalámbrica modelo Foscam IP con la que se puede vigilar al bebé a través del teléfono móvil con ayuda de una aplicación, una cámara similar a la EyeOn Baby Camera.

A media noche se escuchó en la habitación del bebé una voz masculina que decía “levántate bebé”, lo primero que pensaron los padres es que alguien había entrado en la habitación, podría ser un ladrón. Los padres encendieron el teléfono para comprobar si el bebé estaba bien y quién estaba en la habitación, en la pantalla se mostraba a la pequeña y todo parecía estar normal, sin embargo, vieron que la cámara de vigilancia se movía sola y de forma extraña. El padre acudió a la habitación y escuchó, esta vez con toda claridad, una voz que salía de la cámara gritando a la pequeña para que se levantara.

Cuando el hacker detectó al padre en la habitación empezó a gritar y proferir obscenidades, el padre reaccionó apagando la cámara de vigilancia. Los expertos aconsejaron que cambiaran la contraseña de la red inalámbrica y la contraseña de conexión de la cámara vigilabebés, ya no se trata de observar al bebé (algo que asusta, a saber cuál era el oscuro propósito), el hacker puede robar la identidad de los propietarios, usar la red para realizar ataques maliciosos contra otros equipos u otro tipo de acciones con malas intenciones.

Como decíamos, esta es una de tantas acciones en las que se compromete la seguridad familiar a través de un dispositivo de vigilancia infantil, por ello es necesario extremar las medidas de seguridad para evitar el pirateo del vigilabebés. En una red cerrada sin que el dispositivo esté conectado a internet es más complicado el acceso (puede ocurrir), pero si se utiliza la red para poder vigilar al bebé cuando se está fuera del hogar, se está proporcionando a los intrusos un modo más sencillo para que puedan abrir una puerta virtual y colarse en el hogar.

Los expertos recomiendan también acceder a la web del fabricante de la cámara y si hay actualizaciones realizar la descarga, estas actualizaciones en ocasiones no se muestran como disponibles en la aplicación que se utiliza en el smartphone. Parece ser que en este caso la cámara Foscam Ip tenía una vulnerabilidad del firmware y se había creado una actualización para corregir el problema, pero la familia no era consciente de ello y no se realizó la actualización, algo que facilitó el hackeo del dispositivo. El problema parece estar solucionado, pero quedan muchas preguntas en el aire, quién era el que pirateó el vigilabebés, qué propósitos tenía, cuántas veces había accedido a la cámara, etc.

Ante este tipo de hechos, los padres que utilizan las nuevas cámaras de vigilancia de bebés conectadas a los teléfonos móviles deben extremar las precauciones, por otro lado, a la hora de comprar un dispositivo de este tipo será interesante informarse bien sobre las medidas de seguridad disponibles. Podéis conocer todos los detalles de esta noticia a través de este artículo publicado en Daily Mail.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...