Evita que se atragante

Peligro de atragantamiento

A partir de los seis meses tu hijo se lleva ya todo a la boca y la asfixia por atragantamiento es uno de los mayores temores de los padres, por ello lo mejor es intentar evitar llegar a ese extremo. Lo más importante es prevenir cualquier accidente doméstico proporcionándole un entorno seguro, manteniendo fuera de su alcance objetos que pueda tragarse como canicas, ganchos del pelo, botones, piezas pequeñas de algún juguete etc.

Sin embargo, el mayor peligro de atragantamiento se produce con los alimentos. Hasta los 3 años los niños todavía no tienen todas las muelas y eso hace que muchas veces se traguen los alimentos sin masticarlos bien. Te damos algunos consejos para evitar que esto ocurra:

  • Parte los alimentos en trozos muy pequeños y no le metas prisa. En bebés que comienzan a comer papilla de frutas el alimentador antiahogo Baby Safe Feeder es  una buena opción para mantenerle la boca ocupada sin problemas.
  • Repítele sin cesar que mastique mucho y muy lentamente cada bocado.
  • Dale agua durante la comida para facilitar el paso de alimento.
  • No le llenes la boca hasta que la tenga vacía  y no le des de comer si está llorando.
  • Evita hacerle reír mientras come.
  • Si le das de merendar en el parque haz que se siente, no le dejes masticar mientras esté jugando o corriendo.
  • No le des alimentos peligrosos como aceitunas con hueso, frutos secos enteros o frutas con huesos pequeños como los nísperos o los albaricoques.
  • Lo que tú haces también es importante pues los niños imitan a sus padres, por lo tanto delante de tu hijo evita llevarte a la boca objetos como palillos, bolígrafos o alfileres.

Si pese a seguir estos consejos alguna vez tu hijo se atraganta debes intentar hacerle toser para expulsar el objeto. Si no lo consigue y notas que le cuesta respirar puedes practicarle la maniobra de Heimlich: ponle de pie, pasa tus brazos por debajo de sus axilas y enlázalas por encima de su ombligo, y con el nudillo del pulgar presiónale fuerte varias veces en la zona donde acaba su esternón. Esta maniobra hace que se compriman los pulmones y obliga al niño a toser y así eliminará lo que le ha provocado el atragantamiento.

Esta maniobra no sirve para bebés, en tal caso deberás poner boca abajo a tu hijo con su cabeza apoyada en tu antebrazo y darle cinco golpes secos en su espalda con tu mano. Si sigue atragantado ponlo boca arriba, encima de tus rodillas, con la cabeza de lado y con dos de tus dedos presiónale en el medio del pecho. Si observas dentro de su boca aquello que le está provocando el atragantamiento, intenta sacarlo metiéndole el dedo índice en forma de gancho con un ligero barrido hacia fuera. Si queréis ver como se lleva a la práctica estas maniobras podeis hacerlo en Madrid en el estand que la Cruz Roja tendrá en la X Edición de Feria de Bebés & Mamás que se celebrará el 28 y el 29 de noviembre en Ifema.

Via | Crecer feliz
Foto | utsurobune

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...