Estudio del papel intestinal en la absorción de azúcares de la leche materna para mejorar la leche de fórmula

Una investigación trata de descifrar el papel que tiene la microbiota intestinal en la absorción de los azúcares presentes en la leche materna, con ello, se espera poder proporcionar una guía a la industria de la alimentación infantil para la inclusión de determinados azúcares en la leche de fórmula y mejorarla.

Bifidoabcterium longum subsp Grupo Infantis

Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad Técnica de Dinamarca y la Universidad de Kioto (Japón), intenta describir el papel intestinal en la absorción de azúcares de la leche materna con el propósito de ayudar a los fabricantes de alimentos infantiles a mejorar la leche de fórmula con azúcares como los que reciben los bebés que son alimentados con leche materna.

Los expertos han analizado el papel que tienen las proteínas transportadoras, responsables de controlar la absorción de nutrientes de la leche materna por parte de las Bifidoabcterium longum subsp Grupo Infantis, especie única entre las bacterias intestinales por su prodigiosa capacidad para digerir y consumir cualquier estructura de oligosacáridos de la leche materna. Hay que recordar que los oligosacáridos de la leche humana, tienen como principal cometido dar forma al microbioma intestinal de los bebés con efectos positivos para toda su vida.

Los resultados de la investigación servirán para guiar a los fabricantes de leche de fórmula a fin de que puedan sintetizar nuevos aditivos de azúcar de un modo racional. De este modo, se espera garantizar que los bebés que toman este tipo de leche artificial reciban los azúcares beneficiosos similares a los que reciben los niños que son amamantados.

Claro, que lo mejor sería que los bebés fueran alimentados con leche materna, ya que recibirían otros muchos beneficios que encierra el considerado mejor alimento del mundo, pero para los bebés que no pueden ser amamantados, la investigación supone un gran paso porque se mejoraría la calidad de la leche artificial acercando un poco más su composición a la de la leche materna.

La leche materna contiene muchos nutrientes, uno de ellos son los oligosacáridos, siendo el tercer componente más abundante tras la lactosa y los lípidos. Doce componentes de los oligosacáridos representan más del 90% del total de estos elementos presentes en la leche, siendo los más abundantes el 2 Fucosil Lactosa (2-FL) y el 3-fucosil lactosa (3-FL). El microbioma intestinal de los bebés amamantados está dominado por las bifidobacterias, su abundancia y prevalencia es responsable de la descomposición de los oligosacáridos, sin embargo, el conocimiento sobre este hecho es limitado.

También existe un gran desconocimiento sobre los mecanismos de acción y el papel que tienen las proteínas transportadoras, a pesar de que el 2 Fucosil Lactosa (2-FL) ha sido integrado en las fórmulas infantiles para mejorarlas. El estudio pretende dar respuesta a muchas preguntas, además de facilitar lo antes comentado, que los bebés que toman leche artificial reciban azúcares beneficiosos que son similares a los que reciben los bebés que son amamantados.

En la investigación se han analizado las bacterias fecales y la leche materna de una muestra de madres y sus respectivos bebés, descubriendo que existe una estrategia única de adaptación de las Bifidobacterium a los oligosacáridos, donde las mutaciones específicas permiten que las proteínas transportadoras capturen grandes cantidades de olicosacáridos. Queda mucho por investigar, ya que, hasta la fecha, el impacto de los distintos tipos de azúcares de la leche materna en la composición del microbioma intestinal y en la salud de los bebés, es bastante desconocido.

La investigación es interesante y permitirá obtener, por un lado, respuesta a muchas preguntas sobre la absorción de nutrientes procedentes de la leche materna, y por otro, mejorar las fórmulas infantiles para que se parezcan un poco más a la leche materna. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Science Advances, y en este otro publicado en la página de la Universidad Técnica de Dinamarca.

Foto | Sander van der Wel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...