Esto te interesa si tienes un bebé prematuro

Si un niño nace antes de tiempo, no necesariamente tiene que estar enfermo. Si bien sus órganos y sistemas no han madurado correctamente, se puede recurrir a la estimulación.

¿Cómo estilar a los bebés prematuros?

Cuando por alguna circunstancia se adelanta el momento del parto, nace un bebé prematuro o pretérmino. Generalmente ocurre antes de la 37 semana de gestación. Es un evento fortuito que ocasiona mucha preocupación a los padres, respecto al desarrollo evolutivo del niño. Incluso, se desata cierta angustia y temor por su sobrevivencia.

Al bebé prematuro se le asigna una edad corregida, que se obtiene al restarle a su edad de nacimiento, los meses que se adelantó el parto. Es en este momento cuando la estimulación desempeña un importante rol. Se suele hablar de estimulación temprana. Sin embargo, estudios realizados en la última década prefieren referirse a una estimulación oportuna. Significa que se aplica de acuerdo con la edad y necesidad del infante, y no precozmente.

Si tienes un bebé prematuro esta información es para ti

Es bien sabido que todos los niños deben ser estimulados desde que están en el vientre materno, pero más enfáticamente después del alumbramiento. No obstante, cuando se trata de un bebé prematuro, la estimulación es una necesidad imperante.

Se realiza mediante la aplicación sistemática, continua y regulada de ejercicios o acciones. Serán éstas las que garanticen su desarrollo cognitivo, emocional, motor, físico y social.  Lo indicado es reforzar la estimulación en los primeros seis años de vida, lapso en el cual se crean la mayor cantidad de conexiones neuronales.

¿Por qué estimular a los bebés prematuros?

Los niños prematuros presentan inmadurez en sus órganos y sistemas, por lo que son más vulnerables y necesitados de cuidados especiales. La primera estimulación va dirigida al establecimiento de vínculos afectivos. Hay que tocarlos y acariciarlos, hablándoles suavemente, para que aprendan a identificarte como la madre o el padre.

El uso de la música es sumamente efectivo para su relajación. Además, ayuda a mantener el ritmo del sueño y le aporta sensación de bienestar. Debe escogerse música suave, de ritmos apacibles y armónicos. Las canciones de cuna suelen tener estas características.

Los masajes infantiles constituyen otra acción favorable. Coloca un poco de aceite de niño en tus manos y empieza a frotar delicadamente el estómago de tu bebé. Sube hasta el tórax, la cara, mejillas y frente. Continúa por los brazos y piernas. Mientras lo haces háblale suavemente. Dile cuánto lo quieres y lo importante que es para ti.

Es vital realizar ejercicios de control cefálico, para que logre levantar y sostener la cabeza en las distintas posturas básicas. Igualmente, hay que aplicar ejercicios para aumentar su capacidad de responder a los estímulos visuales y auditivos, lo cual es un indicador de un sano desarrollo.

Beneficios de la estimulación para el bebé prematuro

Con la estimulación temprana u oportuna se espera mejorar o prevenir los posibles déficit en el desarrollo psicomotor de niños prematuros. Su aplicación producirá un impacto positivo en su crecimiento general. Contempla potenciar al máximo las habilidades físicas, mentales y psicosociales. Se hace sin presionar ni acelerar ningún proceso. Su finalidad es ubicar al bebé dentro de su edad cronológica, y no mantenerlo estancado en su edad corregida.

Sugerencias para una adecuada estimulación

Para realizar las acciones de estimulación se requiere de un ambiente tranquilo. Cada sesión de ejercicios se realiza en un lapso de tiempo corto, unos cinco minutos, para luego continuar tras una pequeña pausa. Las actividades deben ser agradables y placenteras para el chico.

Por otra parte, se recomienda la participación de ambos padres, y de hermanos mayores si los tiene. Los recursos más indicados son los juegos, la música y otros que se consideren pertinentes. El médico puede dar pistas en este asunto, pero hay decenas de recursos, incluyendo libros para fomentar la estimulación temprana. 

Se sugiere también aprovechar el momento del baño, la comida, la alimentación o la hora del sueño. No olvides que la estimulación temprana u oportuna es una acción sencilla, pero que debe hacerse de forma planificada, ordenada y persistente, pero sobre todo con responsabilidad. Sólo así se podrán obtener los resultados esperados.

Hay programas de desarrollo psicomotor en niños prematuros que funcionan bastante bien, al igual que técnicas de reanimación. Tu simple voz puede mejorar su salud fisiológica. La solución está en tus manos. Que tu bebé sea prematuro no quiere decir que esté enfermo. Depende de ti qué tan efectivo sea su progreso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...