¿Están cubiertas las necesidades nutricionales de los primeros días del bebé con las fórmulas infantiles?

Un grupo de investigadores ha elaborado unas tablas nutricionales con la composición de las fórmulas infantiles y otros productos alimenticios para bebés. Según la información obtenida, no están cubiertas las necesidades nutricionales de los primeros días del bebé con las fórmulas infantiles.

Composición fórmulas infantiles

Según una investigación llevada a cabo por investigadoras de la Universidad de Oviedo, las necesidades nutricionales de los primeros días del bebé no están cubiertas con las fórmulas infantiles. El estudio está enmarcado en un proyecto europeo que tiene el cometido de desvelar el papel que tiene la nutrición en los primeros meses en el microbioma de los recién nacidos, lo que ha llevado a analizar exhaustivamente la composición nutricional de los alimentos infantiles procesados.

Con los datos obtenidos se han elaborado unas tablas nutricionales en las que aparecen los 568 productos infantiles analizados, estas tablas están disponibles mediante descarga en la página web de la Universidad de Oviedo, y también pueden consultarse a través de la revista Journal of Food Composition and Analysis.

Las bases de datos sobre la composición de los alimentos son una herramienta fundamental que permite conocer la ingesta energética y nutricional, sin embargo, las bases de datos más utilizadas a nivel nacional no incluyen los alimentos procesados dirigidos a los niños de 0 a 12 meses de edad, de ahí que los investigadores vieran la necesidad de crear una base de datos que recopilara esta información y cubriera el vacío informativo.

En su elaboración se procedió a agrupar los productos alimenticios infantiles en cuatro categorías, leche materna (11 variaciones según el periodo de tiempo de lactancia), fórmulas infantiles, cereales y papillas, y triturados infantiles. Los productos se recopilaron en las grandes superficies, y se realizaron fotografías del etiquetado nutricional de los productos y de sus ingredientes. Toda esta información, así como la recabada a través de las páginas web de las empresas, permitió elaborar las tablas donde se detalla el contenido en diferentes elementos como la energía, las vitaminas, los minerales y la fibra que contiene cada producto, también se detalla el contenido energético, los macronutrientes y micronutrientes, las grasas, los galactooligosacáridos, la taurina, los fructooligosacáridos, etc.

Tras el análisis de los productos se ha llegado a algunas conclusiones, como que la composición de casi todas las fórmulas infantiles es prácticamente idéntica, tan sólo cambia algún componente que suele mencionarse de forma expresa en el etiquetado, probablemente como estrategia de marketing, técnica habitual de las empresas de las que ya hemos hablado en anteriores ocasiones en Pequelia.

El caso es que las fórmulas infantiles no pueden cubrir las necesidades nutricionales de los bebés en los primeros días, algo lógico teniendo en cuenta que no se acercan a la composición de la leche materna en sus primeros tres meses. Sobre los tarritos de papilla preparados, los investigadores comentan que han observado que ofrecen muy poca información sobre el contenido en fibra, vitaminas o antioxidantes, entre otros, en los cereales infantiles se destaca que es necesario destacar que una ración cubre una buena parte de las cantidades diarias de hidratos de carbono que necesita el bebé.

Esto nos muestra que la industria tiene mucho que mejorar en el segmento de la alimentación infantil, ofrecer más información clara y fácil de entender, publicar todo el contenido nutricional, etc. Según leemos aquí, los investigadores comentan que las tablas pueden ser de gran ayuda al sector profesional, pediatras, investigadores, etc., que quieran profundizar en el tema.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...