España se queda sin niños

Algunas ciudades registran saldo vegetativo, especialmente desde la crisis económica suscitada en 2008. Aunque las mujeres quieran formar familias numerosas, hay factores que las detienen.

Crisis demográfica en España

¡España se queda sin niños! Casi parece la frase exagerada de algún seguidor del Apocalipsis, pero las estadísticas no mienten: Entre enero y junio de 2018 sólo nacieron 179.794 niños, la cifra más baja desde 1941, lo que representa una reducción de 6% con respecto al año anterior.

Aunque no parece un número alarmante, la realidad es que se contrapone con la cantidad de muertes, que bien supera lo descrito. Para finales de 2018, un total de 226.384 persona habían fallecido. El incremento fue de 2.1%, comparado con el primer trimestre de 2017.

Expertos aseguran que la crisis demográfica española se ha agravado desde 2008, tiempo en el que la crisis económica ocasionó la partida de gran cantidad de inmigrantes, especialmente jóvenes, que decidieron regresar a sus países o asentarse en zonas distintas, en busca de mejores oportunidades.

Las cifras no mienten. España se queda sin niños

El instituto Nacional de Estadísticas (INE) confirma un crecimiento vegetativo, es decir, un aumento en el número de pérdidas de la población. La tendencia de nacimientos sigue disminuyendo, aunque en 2014 hubo una inclinación a la alza, con 427.595 pequeños nacidos.

Gracias a los datos aportados por el INE, es posible delimitar las comunidades autónomas en las que los nacimientos han caído este 2018. El primer lugar lo lleva La Rioja, con un 13.7%, mientras que Extremadura toca el 10.3 %. En Cantabria se sitúa en 7.8%, tomando en cuenta que muchos de los alumbramientos son de madres extranjeras, que suponen dos de cada diez.

Sobre las defunciones, los números tampoco son homogéneos. De hecho, han crecido en 12 de 17 comunidades, encabezadas por Canarias con 10.2%, Andalucía, con 5,3% y Cantabria con 5.1%. Curiosamente, la mayoría de las muertes se dieron durante el primer trimestre del 2018, específicamente en enero, cuando 47.742 personas fallecieron en España.

La esperanza

Algunos sitios del país aún salvan la partida, incluso con el saldo vegetativo en contra. En la Comunidad de Madrid se han registrado, entre enero y junio, un total de 3.714 personas más, mientras que en Murcia, hay 997 nuevos habitantes. En Illes Balear se sumaron 428 nuevas habitantes.

No obstante, entre las zonas que más ciudadanos ha perdido, Galicia lleva la delantera con un descenso de 9.135 personas. Hay 7.857 menos individuos en Castilla y León, mientras que en la Comunitat Valenciana hubo una disminución de 5.959 personas. El número de matrimonios tampoco da resultados alentadores, pues tan solo 69.777 personas habían contraído nupcias para finales de 2018, lo que significa un 5.7% menos que en 2017.

Encuestas recientes aseguran que las mujeres españolas desean tener más de un hijo, tomando en cuenta que la tasa actual es de 1.3 vástagos por familia. ¿Qué las detiene? Problemas económicos, laborales y hasta de conciliación parecen incidir en la decisión. ¿La esperanza? La inmigración que parece estar salvando la crisis demográfica del país.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...