Es posible utilizar prebióticos para manipular el microbioma de la leche materna

Una investigación demuestra que es posible utilizar prebióticos para manipular el microbioma de la leche materna, mejorando su composición con grupos bacterianos de calidad. Sin embargo, queda mucho por investigar, ya que existen diferentes variables que provocan que los suplementos actúen de un modo diferente en cada madre lactante.

Mejora de la leche materna

Según los resultados de un estudio realizado por un equipo de investigadores daneses y brasileños, es posible utilizar prebióticos para manipular el microbioma de la leche materna, es decir, mediante la introducción de determinados suplementos en la dieta de la madre es posible aumentar el número de poblaciones bacterianas beneficiosas, contribuyendo a mejorar los beneficios que brinda la leche materna al bebé.

En la investigación participaron 53 mujeres que fueron divididas en dos grupos, uno formado por 28 mujeres lactantes a las que proporcionaron 4,5 gramos de fructooligosacáridos y 2 gramos de maltodextrina, y otro formado por 25 mujeres lactantes que actuó como grupo de control con un suministro a modo de placebo 2 gramos de maltodextrina. Los suplementos se proporcionaron a los dos grupos durante un periodo de 20 días, los expertos tomaron muestras de leche materna antes de iniciar el ensayo y tras su finalización, para su análisis y secuenciación de un componente del ADN.

Los investigadores comentan que se pueden encontrar cepas bacterianas específicas contenidas en la leche materna, como la Bifidobacterium bifidum, el Coprococcus comes o el Ruminococcus bromii entre otros, cepas que también se han encontrado en las heces de los bebés. Muchas cepas son recibidas por los bebés en el momento del parto, pero otras son recibidas a través de la lactancia materna, como es el caso de las especies Bifidobacterium y Lactobacillus que se asocian con beneficios para la salud de los bebés y que pueden ser estimuladas mediante la administración de prebióticos.

El cometido del estudio era determinar si podría influir en la dinámica de la microbiota de la leche materna, la suplementación con prebióticos FOS como los fructooligosacáridos, que se suelen utilizar como substitutos del azúcar y de los que se destacan diferentes beneficios para la salud. Según los resultados del estudio, no se apreciaron diferencias estadísticas entre los dos grupos para los géneros bacterianos después de la intervención, sin embargo, a nivel individual (madre e hijo) si se apreció que el grupo que recibió el suplemento prebiótico tuvo un cambio significativo en la composición de la microbiota en comparación con el grupo de control.

Otro detalle constatado es la edad de la madre como factor determinante en la respuesta a la suplementación con FOS, es decir, la edad de la madre puede influir en la respuesta de la microbiota materna, de ahí que los resultados varíen en cada madre. Los expertos creen que quizá el corto periodo de suplementación sea un factor para que no haya diferencias estadísticas entre los dos grupos, lo que seguramente obligará a realizar nuevas investigaciones con más mujeres lactantes y con una duración más larga de la administración de prebióticos.

Los investigadores citan un estudio realizado anteriormente en el que se concluye que los hábitos alimentarios maternos a largo plazo son determinantes en la influencia de la estructura de la comunidad microbiana de la leche materna. En cambio, unos hábitos alimentarios a corto plazo, inducirían menores cambios en la composición de la microbiota de la leche materna. No se entiende que, si ya tenían constancia de la influencia del tiempo como factor determinante en la modulación de la composición de la leche, el nuevo estudio no se hubiera diseñado teniendo en cuenta este factor.

En definitiva, los suplementos prebióticos influyen en la composición de la leche materna pero de un modo distinto en cada madre, ya que influye la dieta, la edad, el estilo de vida y otras variables, lo que muestra que es un tema complejo que debe seguir siendo estudiado en profundidad. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en Nutrients.

Foto | Nizar Najjar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...