Es beneficioso proporcionar suplementos de hierro a los bebés con bajo peso al nacer

Una investigación demuestra que los bebés que nacen con bajo peso deben tomar suplementos de hierro independientemente de si sufren anemia, ya que con ello se logra que en edad escolar tengan menos problemas cognitivos y conductuales. Se llega a esta conclusión porque según otros estudios, el hierro sérico no parece ser un biomarcador válido para conocer el estado del hierro cerebral.

Suplementos de hierro

Según los resultados de un estudio desarrollado por la Universidad de Umeå (Suecia), los suplementos de hierro pueden ofrecer beneficios extra a los bebés con bajo peso al nacer, previniendo que en un futuro tengan problemas de comportamiento y problemas cognitivos. Se trata de un estudio a largo plazo que, según los expertos, demuestra que este tipo de suplementación tiene efectos a largo plazo, por lo que consideran que se debería recomendar en todos los niños que nacen con bajo peso independientemente de si sufren anemia.

En investigaciones anteriores se ha demostrado que la suplementación con hierro en bebés de entre seis semanas y seis meses de edad, evitaba la anemia causada por el déficit de hierro, por otro lado y como dato adicional, se constató que cuando los pequeños cumplieron los tres años y medio, tenían menos problemas de comportamiento. Por ello, se decidió realizar un estudio analizando este tema, involucrando a recién nacidos con un peso de entre 2 y 2’5 kilos al nacer.

Participaron en un doble ensayo controlado aleatoriamente 207 bebés que fueron divididos en dos grupos, uno recibió un placebo y el otro un suplemento de entre 1 y 2 miligramos de hierro por kilo de peso corporal. Se realizó un seguimiento durante siete años, durante este periodo se pidió a los padres que cumplimentaran periódicamente cuestionarios sobre los posibles problemas emocionales y conductuales que podían tener los niños. Por otro lado, los investigadores usaron la Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños para evaluar sus habilidades cognitivas.

A los siete años de edad, los niños de los dos grupos no mostraron diferencias en la inteligencia o el nivel de hierro, sin embargo, se constató que el grupo de los suplementados tuvo menos problemas cognitivos y del comportamiento en la edad escolar. Se observó que el estado de los depósitos de hierro a los seis meses de edad no se correlacionó con los resultados del comportamiento ni a los 3’5 ni a los 7 años, lo que sugiere que los depósitos de hierro pueden no reflejar completamente la disponibilidad de este elemento para el cerebro en desarrollo.

Los expertos explican que en estudios realizados con animales de laboratorio, se constató que el hierro disponible para el cerebro se puede agotar antes de que pueda ser detectada su falta en sangre, por lo que, quizá, el hierro sérico pueda no ser un biomarcador válido para conocer el estado del hierro cerebral. Ante los resultados obtenidos, se considera que en las siguientes investigaciones que se realicen, se deberían analizar las estrategias para optimizar el rendimiento y el comportamiento cognitivo en niños con bajo peso al nacer, incluyendo la evaluación de la dosis y la duración de la suplementación de hierro.

La investigación realizada tiene importantes implicaciones de salud a nivel poblacional, ya que los niños que nacen con bajo peso representan el 5% de los nacimientos en los países desarrollados y el 15% de nacimientos en los países en vías de desarrollo. Con la suplementación correcta, estos niños tendrán las mismas oportunidades y capacidades que los niños que nacen a término y con el peso adecuado. Podéis conocer todos los resultados del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Pediatric Research.

Foto | The Pulse

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...