Entra en vigor la ley del sexo indeterminado en Alemania

Hoy ha entrado en vigor la nueva legislación en Alemania que permite evitar identificar el sexo de un bebé cuando éste no se puede determinar con claridad.

Sexo del bebé

En el mes de agosto nos hacíamos eco de una nueva reglamentación que entraría en vigor en Alemania, los recién nacidos podrían inscribirse en el registro civil como niños de sexo indeterminado, un tercer género orientado a aquellos bebés que están afectados por una anomalía genética que impide la diferenciación de los órganos genitales y por ello, es imposible identificar a qué sexo pertenecen. Con esta medida se evita registrar a un recién nacido como una niña siendo un niño o viceversa. Hay que decir que los niños podrán optar por un sexo u otro cuando sean adultos o cuando lo decidan los padres, y someterse a las oportunas operaciones para que dejen de ser indeterminados.

Pues bien, hoy entra en vigor la ley del sexo indeterminado en Alemania, los padres no tendrán que seleccionar la casilla del sexo en el registro, en el caso de que no se pueda determinar con claridad cuál es el sexo del bebé. La reforma de la ley alemana del estado civil pretende solucionar los problemas de los denominados interxesuales (no tiene nada que ver con hermafroditismo). Se trata de una alteración del desarrollo del sexo causada por una anomalía en la formación de los testículos o el ovario. En su momento ya nos planteamos una pregunta, con tantos avances médicos y científicos, ¿realmente no existen otras pruebas que puedan determinar el sexo sin tener que recurrir a una inspección visual de los órganos genitales?

En principio, el nuevo cambio en la legislación beneficiará a los bebés de sexo indeterminado, se calcula que la tasa es de 1 de cada 500 recién nacidos, un número bastante reducido. Claro, que hablar de beneficio es incongruente para algunas asociaciones, que indican que es un paso atrás, nadie ha reivindicado que se creara el tercer género. Argumentan que existen soluciones más coherentes como la adoptada en Francia, cuando un niño nace sin un sexo que sea identificable, se permite a los padres un periodo de carencia de 24 meses para poder determinar el sexo antes de finalizar la cumplimentación del registro. En el caso de la ley alemana, esperar a que el bebé sea adulto o dejar que los padres decidan su sexo, no tiene mucha coherencia.

Alemania argumenta su posición, cree que esta nueva ley es viable y quita presión a los padres, hasta la fecha, la obligación era registrar al bebé en un plazo máximo de 7 días y por supuesto, se debía identificar en el formulario el sexo. El Gobierno alemán argumenta que así se evitan equivocaciones que pueden afectar a los pequeños cuando crezcan, también se evita una decisión precipitada o que se realicen operaciones médicas innecesarias por el momento. Como ya explicamos en su momento, la nueva reglamentación evita esa obligación de identificar forzosamente el sexo y evita un ataque no justificado al derecho de personalidad y a la igualdad de derechos. Con esta medida se pone fin al registro de bebés intersexuales, un desafío para la legislación dado que la sexualidad del bebé no estaba identificada.

En varios comunicados, algunos expertos explican que no se conoce exactamente el número de personas que están afectadas por esta alteración que les hace intersexuales, sin embargo, aquí leemos que se estima que unas 80.000 personas son intersexuales en Alemania, la realidad es que el único dato constatado es el número de nacimientos. Posiblemente la nueva ley provocará otros problemas, seguimos pensando que la solución francesa es mucho más coherente, viable y respetuosa que la alemana.

Foto | Sprungli

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...