Enseñar a las madres a hacer menos estresantes las vacunas a los bebés

Una investigación muestra que es efectivo enseñar a las madres en el hospital, después del parto, a hacer menos estresantes las vacunas a los bebés. Con esta medida se logra incrementar la tasa de bebés a los que se aplican remedios para que sientan menos el dolor.

Dolor de las vacunas

Un estudio canadiense concluye que es beneficioso enseñar a las madres durante su estancia hospitalaria para la recuperación del parto, cómo hacer menos estresantes las vacunas a los bebés, de este modo es muy probable que cuando llegue el momento de la vacunación, las madres apliquen esas técnicas que están constatadas científicamente y que son fáciles de poner en práctica, de algunas de ellas hablábamos en este post.

El objetivo de la investigación es que se brinde la información a los padres antes de que llegue la etapa de vacunaciones, ya que los resultados han demostrado que resulta recomendable. Los investigadores querían saber si los métodos educativos simples podrían ser de ayuda a los padres para calmar a los bebés, para ello trabajaron con un grupo de 3.420 madres y sus respectivos recién nacidos mientras todavía estaban en el hospital. Se formaron aleatoriamente tres grupos a los que se les proporcionó un folleto y un vídeo sobre la importancia de las vacunas.

Pero a un grupo se le proporcionó un folleto adicional en el que se mostraban estrategias para calmar el dolor de los bebés, y a otro un folleto sobre el dolor y un vídeo en el que se mostraban las técnicas para reducirlo. Las dos estrategias mostradas fueron ofrecer lactancia materna a los pequeños, o una solución azucarada y un anestésico tópico. Merece la pena destacar que la lactancia es el mejor remedio, el bebé se calma y deja de llorar rápidamente.

Posteriormente, cuando los bebés cumplieron dos, cuatro y seis meses, los investigadores preguntaron a sus madres qué tipo de estrategia utilizaron para calmar el dolor cuando sus bebés fueron vacunados. Los expertos comentan que a los seis meses, un total de 2.549 madres seguían participando en el estudio, es decir, casi 1.000 madres habían abandonado el estudio.

Del total de madres que participaban a los seis meses, un 53% de las que sólo recibieron la información sobre la importancia de las vacunas, proporcionaron a sus bebés lactancia materna, la solución con azúcar o el anestésico tópico. El 61% de las madres que recibieron el folleto con estrategias para calmar el dolor utilizaron una de las citadas estrategias, finalmente, un 63% de las madres que además recibieron el vídeo con técnicas para reducir el dolor, utilizó uno de los métodos descritos.

Es decir, proporcionar el máximo de información durante la estancia hospitalaria, incrementaba hasta en un 19% el número de madres que utilizaron una estrategia para calmar el dolor, lo que muestra que es interesante proporcionar la información durante la estancia hospitalaria tras el parto. Con ello se ayuda a que los bebés sufran menos, pero también se reduce la ansiedad y temor que sufren los padres cuando sus pequeños sienten dolor por la vacunación.

Los expertos comentan que se sabe por otros estudios que cuando alguien se alarma se produce un incremento de la adrenalina, lo que conduce a un aumento de las señales sensoriales y un incremento del volumen de las señales de dolor que terminan intensificándose. Con las mencionadas estrategias se reducen rápidamente estos marcadores en benéfico de bebés y padres.

Podéis conocer los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la Facultad de Farmacia Leslie Dan de la Universidad de Toronto, y en este otro publicado en la revista científica CMAJ.

Foto | Mothering Touch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...