¿En qué momento debo destetar al niño?

La controversia sobre la edad perfecta para dejar de dar pecho al infante pica y se extiende. Especialistas aseguran que las limitaciones son personalizadas y no están relacionadas con daños a a la salud del pequeño.

En que momento debo destetar al niño

Amamantar es un acto totalmente natural y recomendado para la salud del pequeño, pues están totalmente comprobados los beneficios que le proporciona la leche materna. A nadie le ha de extrañar si ve a una madre dándole el pecho a su niño. Este acto se relaciona con su alimentación y-según los especialistas-debe hacerse hasta que el infante cumpla los 2 años.

Sin embargo, cuando el infante se acerca al final del tiempo sugerido o supera la edad por mucho (hay casos de peques que tienen 6 años y aún toman leche materna) surgen dudas y se hacen reproches porque vinculan la acción al ámbito sexual, algo que ha desatado un gran debate. Los más conservadores apuntan a que ya el fluido materno no le brinda nutrientes a un niño y, lejos de beneficiarle, crea una relación de dependencia con la mamá que puede generar daños futuros en la psiquis.

Amamantar: un hábito que se vuelve costumbre

Expertos señalan que desde que la madre empieza a dar pecho a su retoño se establece un lazo de afectividad. Se vuelve parte de su día a día el hecho de vincularse con él de esa manera. Así que desde el nacimiento y hasta su crecimiento, suele mantener el hábito. Aunque algunas lo hacen por 5 años o más, esto no le da un carácter sexual a la práctica de amamantar.  Sencillamente es una costumbre que va más allá de las ventajas físicas que pueda o no tener. Ese instante compartido se transforma en rutina, en un acercamiento íntimo, pero sin caer en deseos eróticos o abuso de cualquiera de las partes.

No hay límites de edad para amamantar

Uno de los argumentos que se esgrimen para criticar la lactancia fuera del tiempo sugerido, es que la leche ya no alimenta. No obstante, se ha comprobado científicamente que los nutrientes son los mismos, independientemente de la edad del pequeño. Incluso, el aporte calórico se eleva con el paso de los años.

Instituciones sanitarias mundiales no establecen límites para finalizar el proceso. Sólo indican que hasta los seis meses los chicos deberían alimentarse exclusivamente por esa vía, y posteriormente adicionar otras comidas a su plan alimentario. Si se desea complementar con leche materna, aconsejan hacerlo hasta los dos años. Después de allí, es decisión de madre e hijo romper con ese lazo. Lo que sí es seguro, es que no genera ningún daño continuar amamantando hasta cierta edad. Pediatras españoles están de acuerdo con esta teoría y recientemente publicaron un informe sobre las ventajas del lácteo para evitar enfermedades y favorecer el desarrollo intelectual.

Un gusto prescindible

El documento presentado por los médicos españoles señala que después de los 5 años el alimento es totalmente prescindible, al igual que otros que si son eliminados de la dieta no generan ningún tipo de riesgos. Ya es cuestión del gusto del niño.

Para explicarlo mejor, se podría decir que si alguien come peras obtiene sus nutrientes, pero si no las ingiere no importa. No le harán falta si consume otros productos de valor similar, haciendo que su menú diario sea completo. Ahora, si esa persona las come porque le gustan, ¿tiene sentido prohibírselas? Indudablemente, en este caso cuentan más los beneficios a la salud emocional que aporta la lactancia y el acto de amamantar. Por ello, es necesario acabar con los tabús que rodean este acción de vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...