En Estados Unidos se recomienda la introducción de los cacahuetes en la alimentación del bebé

En Estados Unidos se han publicado unas nuevas directrices en las que se recomienda la introducción de los cacahuetes en la alimentación del bebé entre los cuatro y seis meses de edad, si se trata de un bebé con alto riesgo de desarrollar alergia a los cacahuetes, con riesgo moderado o mínimo, la introducción se debe realizar a partir de los seis meses.

Alergias alimentarias

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos han puesto en marcha nuevas directrices que tienen como objetivo proteger a los bebés que tienen un alto riesgo de sufrir alergias alimentarias. Basándose en los resultados obtenidos en diversas investigaciones, ahora se recomienda la introducción de los cacahuetes en la alimentación del bebé entre los cuatro y seis meses de edad, de este modo se pretende reducir significativamente el riesgo de que el bebé pueda desarrollar alergia a este alimento.

Se trata de un cambio significativo en el asesoramiento dietético con el que se espera poder reducir la incidencia de la alergia a los cacahuetes. Así lo han considerado expertos como Matthew Greenhawt del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología, que además forma parte del panel de expertos de los Institutos Nacionales de Salud, encargado de redactar las nuevas directrices.

Sobre este tema se pueden citar estudios como este realizado por el King’s College de Londres (Reino Unido), en el que se demostraba que introducir los cacahuetes en la alimentación del bebé reduce el riesgo de alergia. También merece la pena retomar la lectura de este post en el que hablábamos de una investigación realizada en el año 2015, en la que se daba a conocer un nuevo tratamiento de inmunoterapia que podía reducir significativamente el riesgo de alergia a los cacahuetes.

En el caso de los niños con riesgo moderado o bajo, se recomienda la introducción de los cacahuetes en la alimentación antes de que cumplan 12 meses de edad, evidentemente, los cacahuetes no se deben proporcionar enteros por el riesgo de atragantamiento, deben ser triturados y añadidos a la papilla. Los expertos consideran que se trata de un paso importante, ya que se consigue desensibilizar a los niños a una edad temprana, lo que se traduce en un efecto positivo a largo plazo.

La alergia a los cacahuetes es un problema creciente que actualmente afecta a un 2% de los niños estadounidenses, esto les lleva a tener que evitar muchos productos que contienen este alimento por el riesgo que representa para su salud, recordemos que la ingesta, dependiendo de la gravedad, puede provocar un shock anafiláctico causando incluso la muerte. Durante años, los pediatras han recomendado introducir los cacahuetes a una edad temprana, estrategia que ha sido contraproducente, de ahí que se hubiera abandonado.

Las nuevas directrices presentadas dejan bien claro que hay que introducir de forma proactiva este alimento a una edad temprana, especialmente si existen antecedentes familiares de alergia a este alimento. Las recomendaciones emitidas son las siguientes:

Todos los bebés deben recibir nuevos alimentos sólidos antes que los que contienen cacahuetes, a fin de asegurar que están preparados para la introducción de nuevos alimentos sólidos. Los bebés de alto riesgo, deben recibir los alimentos con cacahuetes entre los cuatro y seis meses de edad, es necesario realizar un seguimiento y que los padres estén atentos a cualquier posible reacción anómala. Los bebés con riesgo moderado deben empezar a recibir alimentos que contengan cacahuetes a partir de los seis meses de edad, la misma recomendación se ofrece para los pequeños que tienen bajo riesgo de desarrollar alergia. Para construir la tolerancia a los cacahuetes, los bebés deben recibir al menos tres veces por semana papillas que contengan cacahuetes.

Es de suponer que estas recomendaciones serán adoptadas por otros países, como ya hemos comentado, hay muchas investigaciones que demuestran que la introducción temprana de los cacahuetes en la alimentación reduce drásticamente el desarrollo de la alergia, por lo que es de suponer que los sistemas de salud de otros países tendrán en cuenta estos resultados y empezarán a aconsejar a los padres que sigan esta estrategia. Podéis conocer todos los detalles de las nuevas directrices, a través de este artículo publicado en la página oficial de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos

Foto | Christian Schnettelker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...