El tipo de leche artificial que toma el bebé determina su peso

Lactancia

El debate sobre lactancia materna o leche de fórmula para alimentar a los bebés está repleto de pros y contras para cada alternativa. Hoy hemos conocido una noticia a tener en cuenta a la hora de escoger una opción u otra, pues, en el caso de decantarse por la lactancia artificial, hay que prestar especial atención a la leche que toma el bebé, ya que, como ha demostrado un estudio estadounidense, el tipo de leche artificial que toma el bebé determina su peso.

La investigación, a cargo del Centro de los Sentidos Químicos Monell en Filadelfia, también asocia el tipo de leche tomada durante el periodo de lactancia con el desarrollo de enfermedades como obesidad infantil, diabetes, etc.

En el mercado existen multitud de leches artificiales, la mayoría a partir de leche de vaca, pero también hay otras opciones como leche de soja o leche hidrolizada. Estas últimas contienen proteínas predigeridas que suelen utilizarse con bebés intolerantes a las proteínas intactas de otras fórmulas.

Durante la investigación se dividió en dos grupos a una serie de bebés de dos semanas de edad alimentados con leche artificial. De forma aleatoria, un grupo fue alimentado con leche de fórmula basada en leche de vaca y otro, con leche de proteínas hidrolizadas a lo largo de siete meses. Mediante los controles de peso mensuales se descubrió que los bebés que tomaban leche hidrolizada ganaban peso a una tasa más baja que los alimentados con leche de vaca. La responsable del estudio Julie Mennella afirma que “todas las fórmulas no son iguales, estas dos fórmulas tienen la misma cantidad de calorías pero difieren considerablemente en los términos de cómo influyen en el crecimiento infantil”.

Aunque el equipo investigador partía de la base de que los bebés alimentados con leche artificial ganan más peso que los que toman leche materna, al comparar la tasa de ganancia de peso del estudio se observó que los bebés que tomaban proteínas hidrolizadas presentaban valores similares a los alimentados con leche materna. Mennella considera que “una de las razones por las que los bebés que tomaban proteínas hidrolizadas tenían patrones de crecimiento similares a los alimentados con leche materna es que consumían menos cantidad durante una toma en comparación con los que tomaban la fórmula basada en leche de vaca”.

El estudio pone de relieve la necesidad de comprender la influencia de la composición de la leche artificial para bebés, sobre todo a largo plazo, ya que posteriormente tendrá repercusiones en la alimentación, el crecimiento y la salud metabólica de los niños.

Fuente | Europa Press
Foto | shoothead

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...