El tabaco altera el sueño de los bebés prematuros

Tabaco y sueño infantil

Según un estudio realizado por la American Academy of Sleep Medicine (Academia Médica Americana del Sueño), el tabaco altera el sueño de los bebés prematuros y consecuencia de ello se ve afectado el desarrollo cerebral. Un correcto descanso es necesario para cualquier ser humano, cuanto más si se trata de un bebé que está en pleno desarrollo, no poder dormir teniendo un sueño intermitente podría provocar en un futuro problemas como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Para llegar a esta conclusión los investigadores tomaron los datos de cuarenta bebés prematuros sanos, posteriormente se les preguntó a las madres de los bebés si habían fumado durante el embarazo y la cantidad de cigarrillos que consumían diariamente. Con los resultados obtenidos se formaron tres grupos de bebés, uno cuyas madres no habían fumado, otro en el que las madres consumieron unos 10 cigarrillos al día, y finalmente un grupo en el que las madres habían fumado más de 10 cigarrillos al día.

Se realizó un seguimiento a los tres grupos de bebés colocándolos en salas aisladas y grabando con una cámara el comportamiento nocturno que mantenían, de este modo se podría obtener el patrón de sueño que seguían, conociendo las horas de descanso y vigilias.

Parece que los resultados no dejan lugar a dudas, el tabaco había alterado el patrón de sueño de los bebés prematuros cuyas madres fumaron durante el embarazo. Los bebés de las madres que fumaron 10 cigarrillos por día dormían hasta dos horas menos que los bebés del primer grupo, correspondiente a las madres no fumadores, además estaban más inquietos moviéndose mucho más durante el periodo de sueño nocturno. El tabaco, y concretamente la nicotina, altera el buen desarrollo del bebé cuando se encuentra en el vientre materno, pero además es responsable de muchos otros problemas.

Ya hace algo más de un mes que un estudio mostraba que los niños que sufrían TDHA tenían más riesgo de empezar a fumar y hacerse adictos al tabaco, resulta curioso, es como si las madres fumadoras transmitieran el vicio a sus hijos, pero con el gravamen de sufrir además TDHA. Con el tabaquismo materno los bebés pueden desarrollar además déficits cognitivos de audición, deficiencia causada por la nicotina, así se mostraba en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California.

Al parecer, la exposición a la nicotina durante el tercer trimestre de embarazo provoca daños en distintos receptores del cerebro del bebé. El asma infantil, el bajo peso…, podríamos hacer una lista muy larga de efectos perjudiciales en el bebé por fumar en el embarazo y ningún aspecto positivo. Hablaremos de cada una de estas relaciones con el propósito de intentar concienciar a las futuras mamás de por qué deben dejar de fumar.

Volviendo al estudio sobre el tabaco y el sueño infantil, según uno de los autores principales del estudio, el profesor de neurociencia de la Universidad de Picardie Julio Verne (Francia), la calidad del sueño es fundamental para que el cerebro de los bebés pueda desarrollarse adecuadamente, ya que de ello depende que las funciones fisiológicas no se vean alteradas y en consecuencia aparezcan en un futuro trastornos neurocognitivos. El investigador también indica que un bebé cuya madre ha dejado de fumar después del embarazo puede terminar recuperándose y terminar mostrando una estructura normal del sueño.

Quizá esta observación no debería haberse realizado y más sabiendo que a algunas madres les cuesta abandonar el vicio del tabaco, con este dato incluso podrían pensar en prolongar su hábito hasta el momento del parto.

Vía | Europa Press
Más información | Europa Press (anexo)
Más información | Doyma
Foto | Karen Roach

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...