El sistema inmunológico de los recién nacidos es más fuerte de lo que se creía

Una investigación constata que el sistema inmunológico de los recién nacidos es más fuerte de lo que se creía, se ha descubierto que las células T inmunes o linfofitos pueden tener la capacidad de desencadenar una respuesta inflamatoria ante el ataque patógeno.

Defensas de los recién nacidos

Un interesante estudio realizado conjuntamente por expertos del Kings College de Londres, el Hospital Homerton Universidad, la Universidad Queen Mary, el Instituto de Investigación de Londres y el Hospital Great Ormond Street, concluye que el sistema inmunológico de los recién nacidos es más fuerte de lo que se creía. Recordemos que hasta la fecha se ha hablado de un sistema inmunitario inmaduro que no provocaba una respuesta inflamatoria ante los microorganismos patógenos tal y como ocurre en los adultos.

En esta investigación se ha descubierto que las células T inmunes o linfofitos de los recién nacidos, cuya misión es coordinar la respuesta inmune celular y dirigirse hacia las células infectadas por virus y bacterias, pueden tener la capacidad de desencadenar una respuesta inflamatoria ante el ataque patógeno. El sistema inmunológico de los bebés funciona de forma diferente al de los adultos, pero puede reaccionar y desarrollar una fuerte defensa ante la invasión de estos gérmenes. Se creía que las células T eran suprimidas a fin de prevenir el daño inflamatorio y facilitar el desarrollo de los bebés, algo que no convencía a los investigadores, por ello se diseñó un estudio para poder caracterizar las propiedades de las células T.

Se analizó la sangre de 28 recién nacidos durante las primeras semanas de vida y se descubrió que las células T de los bebés son muy diferentes a las presentes en los adultos y no precisamente porque estén inmunosuprimidas o inhibidas, en realidad trabajan fabricando una molécula anti patógenos conocida como IL8 o interleucina-8, una citocina de naturaleza preinflamatoria que no se había considerado como un elemento importante en las células T, siendo IL8 responsable de activar los neutrófilos (un tipo de leucocito cuya función principal es la fagocitosis de bacterias y hongos) para atacar a los invasores extraños del cuerpo.

Los investigadores afirman haber encontrado los mecanismos defensivos que tienen los recién nacidos contra la proliferación de las bacterias que invaden el cuerpo y que funcionan de modo diferente al de los adultos, pudiendo ser muy eficaces para proteger a los bebés. Los expertos consideran que estos mecanismos defensivos pueden estar presentes durante la estancia del feto en el útero materno para protegerse de posibles infecciones. Ahora el estudio continuará, la siguiente fase será comprender mejor por qué las células del sistema inmune de los recién nacidos son tan distintas a las de los adultos.

El descubrimiento es interesante, ya que en un futuro la actividad de las células T en los recién nacidos podría facilitar el desarrollo de tratamientos orientados a estimular el sistema inmunológico de los recién nacidos cuando están ingresados en cuidados intensivos, donde una infección es riesgo importante de que los bebés sufran morbilidad y mortalidad. Evidentemente queda mucho por investigar para conocer mejor cómo funciona el sistema defensivo de los recién nacidos y cómo se podría estimular para que fuera más efectivo ante la invasión de virus y bacterias.

Del estudio publicado en el Kings College de Londres, podéis conocer más detalles a través de este artículo publicado en la revista científica Nature Medicine.

Foto | Ankur’s

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...