El riesgo de las infecciones en el embarazo

La infecciones durante el embarazo, aunque sean de carácter benigno, representan un grave riesgo para los futuros bebés y para los recién nacidos durante las primeras horas de vida.

Enfermedades neonatales

Uno de los problemas a los que se enfrentan los recién nacidos son las infecciones de carácter benigno que puedan sufrir las madres durante el embarazo, el parto y las primeras horas de vida de los bebés constituyen un momento crucial y crítico en la supervivencia de los pequeños. Hablábamos de una infección benigna, quizá lo sea para la futura mamá, pero representa un serio riesgo para los bebés, las infecciones malignas evidentemente se constatan como un grave problema que puede afectar a la salud y supervivencia infantil.

El riesgo de las infecciones en el embarazo está presente, especialistas médicos y madres deben tener en cuenta que aunque sean de carácter benigno, sus consecuencias en los bebés pueden ser fatales, de ahí que se le deba prestar importancia a cualquier tipo de infección. Durante los últimos 20 años se ha mejorado significativamente la tasa de supervivencia en menores de 5 años, representa todo un avance, sin embargo, en lo que respecta a bebés recién nacidos, la tasa de mortalidad durante los primeros días de vida no se ha reducido de forma significativa, por lo que es necesario adoptar medidas y protocolos más explícitos que reduzcan aún más dicha tasa.

Cada año mueren hasta 3’3 millones de recién nacidos en el mundo, esta cifra supone el 40’3% de la mortalidad infantil en menores de 5 años, las causas más comunes son infecciones como la sepsis, infección de carácter agudo y origen bacteriano que se manifiesta en el torrente sanguíneo y en distintos órganos de los recién nacidos durante las primeras cuatro semanas de vida. De la sepsis se dice que es una de las principales causas de mortalidad neonatal y de morbilidad, es decir, el número total de enfermedades y problemas de salud que se producen durante un período de tiempo en un segmento de la población o en un área geográfica determinada. Otras infecciones a tener en cuenta, la meningitis o la neumonía, responsables de la muerte de 23’4 recién nacidos de todo el mundo.

Como podemos comprobar, tan sólo tres infecciones acaparan un gran volumen de muertes infantiles, como decíamos, en el campo de la supervivencia neonatal frente a las infecciones no se ha avanzado mucho. Algunas bacterias están presentes en el tracto vaginal materno y durante el parto pueden pasar al recién nacido, algo lógico ya que los pequeños entran en contacto directo con la flora bacteriana vaginal de la madre, sin embargo, en algunos casos la transmisión de los patógenos se produce antes del alumbramiento, éstos logran traspasar antes del parto las membranas y contaminar el líquido amniótico, por lo que la invasión del organismo del bebé es algo garantizado. Las cifras son alarmantes, los problemas conocidos, pero los mecanismos por los que los recién nacidos son invadidos por los patógenos deben seguir siendo investigados para mayor conocimiento, sólo de este modo se pueden desarrollar protocolos y estrategias que ofrezcan una mejor prevención.

En este artículo publicado en la revista científica Plos Medicine nos hablan del peligro de las infecciones durante el embarazo, se trata de un estudio cuya finalidad era determinar el riesgo de infección neonatal (sin incluir las enfermedades de transmisión sexual o infecciones congénitas) de los bebés de madres con infecciones, durante los primeros siete días de vida. El resultado de la investigación determinó que la infección neonatal en la primera semana de vida se asocia a la infección materna y a la posterior colonización bacteriana, los expertos explican que es necesario seguir estudiando y profundizando más en el tema para lograr un avance significativo que permita reducir la alta tasa de mortalidad neonatal.

En esta investigación se revisaron un total de 67 estudios en los que se había evaluado algún aspecto de las infecciones bacterianas en los recién nacidos y que se habían producido durante la primera semana de vida. A partir de esta revisión se ha podido determinar que los recién nacidos de madres con infecciones, tienen hasta 7 veces más riesgo de sufrir una infección y por tanto, mayor riesgo de sufrir problemas de salud. Finalmente hay que decir que el mayor riesgo lo tienen los recién nacidos de países en vías de desarrollo, con economías más deprimidas y falta de recursos sanitarios. Os recomendamos leer el estudio publicado en PlOS Medicine, es muy completo y nos da una idea del riesgo que supone para el recién nacido una infección maligna o benigna.

Foto | Salimfadhley

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...