El hipo en los bebés podría ser clave para el desarrollo cerebral

Una investigación concluye que el hipo en los bebés podría jugar un papel clave en el desarrollo cerebral, ya que provoca una respuesta en la corteza cerebral que favorecería el desarrollo de conexiones neuronales.

Importancia del hipo en los bebés

Según una investigación realizada por expertos del University College de Londres (Reino Unido), el hipo en los bebés podría ser clave para el desarrollo cerebral. Los expertos comentan que cada vez que un bebé recién nacido tiene hipo, se desencadena una gran ola de señales cerebrales que podrían ayudar al bebé a aprender cómo regular su respiración.

Los investigadores comentan que el hipo aparece a las nueves semanas de gestación cuando el feto está en el útero materno, lo que convierte a este mecanismo en uno de los primeros patrones de actividad establecidos. También comentan que los bebés prematuros son particularmente propensos al hipo, lo sufren aproximadamente unos 15 minutos repartidos a lo largo del día, con una frecuencia un poco menor también lo sufren los bebés nacidos a término, por tanto, se considera que puede guardar relación con el desarrollo.

En el estudio participaron 13 recién nacidos prematuros y a término, que nacieron en un rango de edad gestacional entre las semanas 30 y 42. Cuando los bebés sufrieron un ataque de hipo se procedió a registrar la actividad cerebral mediante una electroencefalografía, así mismo, se colocaron sensores de movimiento en el torso de los bebés para registrar esos episodios de hipo.

Los expertos comparan el hipo con las pataditas que dan los bebés cuando se encuentran en el interior del útero materno, este mecanismo les permite crear mapas mentales de su cuerpo, comentan que el hipo puede ser el resultado de un proceso similar. En el estudio se encontró que las contracciones del diafragma causadas por el hipo provocaban una respuesta en la corteza cerebral, dos grandes ondas cerebrales seguidas de una tercera, similar a la que es provocada por un ruido externo.

El cerebro de los recién nacidos puede asociar el sonido del hipo a la contracción del diafragma, esto es algo importante porque el procesamiento postnatal de entradas multisensoriales está muy implicado en el desarrollo de las conexiones cerebrales. Por tanto, la actividad derivada del hipo podría estar ayudando al cerebro del recién nacido a controlar los músculos de la respiración, para que pueda controlarse de forma voluntaria moviendo el diafragma hacia arriba y hacia abajo.

Los expertos comentan que sus hallazgos les han llevado a preguntarse si el hipo en los adultos, algo que suele ser una molestia, en realidad podría ser un reflejo vestigial, es decir, la retención de un proceso evolutivo que debería haber desaparecido y que sólo era importante en la infancia por su implicación en el desarrollo cerebral. Parece evidente que se va a seguir investigando el tema y probablemente con una muestra mayor de bebés, estaremos atentos a los nuevos resultados que supondrían un paso importante en el conocimiento del desarrollo cerebral de los bebés.

Hasta la fecha, se ha hablado del hipo como un trastorno inofensivo que, en la mayoría de los casos, no requiere tratamiento y que suele desaparecer por sí solo, de un modo instantáneo, tal y como se generó. Hay que recordar que la frecuencia del hipo disminuye de forma gradual a partir de los seis meses de edad, por lo que encajaría perfectamente el patrón con lo expuesto por los investigadores.

Podéis conocer más detalles de la investigación a través de la página web del University College de Londres.

Foto | Sergio Santos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...