El estrés afectaría el cerebro de los bebés prematuros

Nadie puede saber a ciencia cierta qué es exactamente lo que siente un niño que nace de forma prematura, solamente se puede especular sobre las grandes complicaciones a las que se enfrenta a diario y a todo momento, situaciones angustiantes que pueden afectarlos de muchas formas en el largo proceso de salir adelante.

De hecho recientes estudios han indicado que los niños que nacen de forma muy prematura estarían expuestos a desarrollar cambios cerebrales debido al fuerte estrés que experimentan de forma permanente en la unidad de cuidados intensivos neonatales desde el momento de su nacimiento, por lo que es sumamente importante que esos niños reciban un seguimiento adecuado para poder monitorizar la función cerebral durante la niñez.

Para un bebé prematuro el estrés se ve presente desde un simple cambio de pañal, análisis de sangre, intubación o simple transporte por lo que las circunstancias podrían influir en el desarrollo cerebral dando como resultado cerebos más pequeños, además de una conducta motora anómala según un resiente estudio publicado en la edición del martes 04 de octubre de 2011 en la revista Annals of Neurology.

Dra. Terrie Inder, investigadora del Hospital Pediátrico de San Luis en Missouri, autora del estudio indica:

“Nuestros hallazgos sugieren que la exposición al estrés reduce el tamaño del cerebro en los bebés prematuros tempranos, y se desconocen las consecuencias a largo plazo”…”Sin embargo, investigaciones anteriores han encontrado que el volumen cerebral en el nacimiento (a término completo) predice los resultados del desarrollo neural más adelante en la niñez”.

Para identificar esa influencia se observó a 44 bebés prematuros que nacieron antes de la semana 30 de embarazo en un plazo de 24 horas de su nacimiento, midiendo el estrés al que fueron expuestos los niños incluyendo tanto atenciones de rutina como procedimientos médicos invasivos, evaluando a cada paso la estructura y funciones cerebrales de los pequeños.

La exposición de los bebés a los estresores a diario era más alta durante las dos primeras semanas de vida, los índices mayores se asociaron a una menor anchura del cerebro parietal y frontal, también se notaron alteraciones en la microestructura y en la conectividad funcional dentro de los lóbulos temporales de los niños. Los pequeños que durante sus primeras dos semanas de vida sufrieron mucho estrés mostraban patrones de desarrollo anómalo y puntuaciones bajas en la medición de reflejos.

Vía | Info7
Foto | Bebés Mundo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...