El eczema

Consumo de pescado podría evitarlo

El eczema o eccema es una afección de la piel que puede presentar diversos tipos de lesiones. Las causas de este trastorno pueden ser varias y ahora se ha descubierto que posiblemente se podría reducir la incidencia de eczema introduciendo el pescado en la dieta del bebé antes de los nueve meses.

Los casos de eczema han ido aumentando en los últimos años en los países occidentales, además del factor hereditario, se acusa a la dieta, a los factores medioambientales y a determinados productos como jabones y colonias que cada vez sean más niños los que padecen este doloroso trastorno de la piel.

El eczema son vesículas de color rojo que producen picor, aparecen sobre todo en los pliegues de la piel del bebé formando placas irregulares. Cuando el bebé se rasca, rompe estas placas y sale pus y cuando se seca forma unas costritas amarillentas.

La publicación digital Archives of Disease in Childhood muestra los resultados que los investigadores suecos, dirigidos por el doctor Bernt Alm del Departamento de Pediatría de la Universidad de Gothenburg, han obtenido tras hacer un seguimiento a 5.000 lactantes del oeste de Suecia. A pesar de que el componente genético es el que mayor incidencia de eczema provoca, se destaca una posible reducción del 25% en la afección por eczemas si los bebes han tomado pescado en su dieta antes de los nueve meses de edad.

Algo curioso que mencionan también en los resultados es que el tener un ave como mascota reducía la incidencia de eczema en los bebés, mientras que los gatos, los perros o la exposición al tabaco no interferían ni para bien ni para mal, ni siquiera la lactancia materna puede reducir que al bebé le aparezcan los eczemas.

No nos parece en absoluto un estudio digno de tener en cuenta, basémonos en que es únicamente una investigación observacional. Es un estudio con limitaciones de fiabilidad, ya que las conclusiones surgen de las respuestas de los padres a unos cuestionarios sobre la familia, el medio ambiente, los acontecimientos y el entorno del bebé, la lactancia materna, la alimentación y las enfermedades o alergias que ha padecido, etc.

Para lo que puede servir este análisis es para que se abran nuevas investigaciones con un punto de partida. Seguro que se sucederán dado el aumento de casos de eczema en los niños suecos y en el resto de occidente.

Si en tu familia alguien ha sufrido esta afección o si ves que le aparecen las erupciones en la piel a tu bebé, es necesario acudir al especialista para descartar otro tipo de afecciones como puede ser la dermatitis atópica o la seborreica.

Algunos de los tratamientos y consejos prácticos a tener en cuenta son bañar al bebé con el agua no demasiado caliente, ayudar en su hidratación para calmar el picor y la irritación. También es conveniente utilizar jabón de avena, un aceite corporal vegetal o un antiséptico sin detergente para que las lesiones no se infecten.

Es recomendable ponerle dos o tres veces al día una crema hidratante aunque tenga otro tratamiento con crema específica. Hay que evitar el contacto con productos y tejidos que al bebé le produzcan una reacción anormal en la piel y conseguir que en la zona de la eczema no reciba demasiado calor. Si por las noches se rasca, mantén sus uñas cortas y ponle unos guantes finos y cómodos que impidan que se lastime.

Vía | BBC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...