El consumo elevado de luteína en el embarazo se asocia a un mejor comportamiento en la descendencia

Un nuevo estudio concluye que un nivel elevado de luteína durante el embarazo puede contribuir a mejorar el comportamiento del futuro bebé, especialmente cuando alcanza la infancia temprana. Los expertos comentan que los beneficios de la luteína van más allá de cuidar la salud ocular, siendo necesario realizar nuevas investigaciones sobre el tema.

Beneficios de la luteína en los niños

Según los resultados de un estudio desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad de Tufts y la Facultad de Medicina de Harvard, el consumo elevado de luteína en el embarazo se asocia a un mejor comportamiento en la descendencia. Recordemos que la luteína es un antioxidante presente en alimentos como la yema de huevo, el maíz, la col o la lechuga, entre otros, y es conocido por favorecer la salud ocular.

En la investigación, los expertos analizaron los datos de 1.126 madres y sus respectivos hijos, que formaban parte del Proyecto Viva, un estudio de investigación longitudinal que tiene el cometido de encontrar formas de mejorar la salud de madres e hijos a través de la observación de los efectos de la dieta de la madre y otros factores durante el embarazo y tras el parto.

Se observó que los hijos de las mujeres que tuvieron un mayor nivel de luteína durante el primer y segundo trimestre del embarazo, tenían menos problemas de comportamiento en la infancia, sin embargo, no se encontró una asociación significativa entre la ingesta de este antioxidante y variaciones de las diferentes medidas de la función cognitiva, lo que invita a seguir investigando para determinar la relación entre la dieta de la madre, el nivel de luteína y el desarrollo neurológico del futuro bebé y su estado en la infancia temprana.

Cada vez aparecen más estudios que apuntan que la luteína ofrece diversos beneficios a la salud de los ojos, como hemos comentado, hasta la fecha este antioxidante o carotenoide se ha asociado a la salud ocular y es probable que sus beneficios vayan más allá. Los investigadores comentan que en estudios realizados con primates, niños y personas de mediana edad, han respaldado la importancia de la luteína en la salud del cerebro, algo que en realidad no debería sorprender porque los ojos y el cerebro están conectados.

Es más, investigaciones recientes sobre el tejido cerebral pediátrico han determinado que aproximadamente un 60% de los carotenoides presentes en el cerebro son básicamente luteína, sin embargo, según el proyecto antes citado, las madres participantes sólo consumían alrededor de un 12% de carotenoides a través de la dieta, lo que invita a profundizar en el tema y en cómo la luteína adquiere un papel protagonista en el cerebro.

Existe un estudio como precedente en el que se determinaba que un elevado nivel de luteína y zeaxantina (pigmento de color amarillo de los alimentos) en sangre, podían estar asociados a una mejor memoria, cognición y función ejecutiva. No hay duda de que existen datos suficientes que respaldan llevar a cabo estudios en profundidad para conocer con detalle los beneficios que aporta la luteína consumida en el embarazo a los futuros bebés.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Foto | A4gpa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...