El chupete

El chupete

Para un bebé desde su nacimiento el instinto de succionar es algo muy fuerte, de ahí que lo primero que recomienda todo ginecólogo es que en cuanto se dé a luz se ponga la madre el bebé al pecho. El succionar es para el bebé un efecto calmante, y en cuestión de chupetes hay de muchos tipos.

Los chupetes tienen unas tetinas fabricadas con los mismos materiales que las de los biberones, caucho y silicona, y sus formas son distintas, o anatómica, fisiológica o redonda. Todas favorecen el correcto desarrollo del paladar pero hay que evitar las deformaciones de las tetinas de ahí que se recomiende cambiar cada mes o alternar diversos chupetes, y desecharlo en caso de deterioro.

Ahora sus diseños también tienen unos agujeritos de la zona en contacto con la piel para que haya una mayor ventilación y evite así las irritaciones en la piel del bebé que muchas veces producen la saliva al babear. El chupete también varía en función de la edad del niño por eso hay que fijarse en el envase donde te orienta sobre el más adecuado.

Algo importante es lavarlo frecuentemente, ya que es algo que el niño se lleva a la boca y hay que evitar infecciones innecesarias, al igual que tampoco hay que atarlo al cuello ni al brazo para evitar ahogamientos, utilizar los broches y correas especiales que se venden en farmacias para colgar los chupetes en el pecho del bebé y los porta chupetes para guardarlos y que no toquen el suelo.

Cuanto antes se pueda retirar el chupete mejor, no es bueno que el niño cree una dependencia del chupete y a la larga puede llegar a provocar malformaciones en la boca.

Foto | Dreef

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...