El canal de parto influye en la composición del microbioma del bebé

Se sabe desde hace algún tiempo que el canal de parto influye en la composición del microbioma del bebé, pero quedan muchas preguntas sin respuesta y en este sentido, el proyecto ‘Baby Biome’ pretende arrojar luz sobre esta y otras cuestiones relacionadas. Con sus respuestas, se podrán desarrollar terapias que permitan que los bebés nacidos por cesárea puedan tener una flora intestinal saludable, sin diferencias de la que tiene un bebé nacido por parto vaginal.

Microbioma de los bebés

Desde hace un tiempo se sabe que el parto vaginal tiene una influencia beneficiosa en la microbiota del bebé, ya que se transfieren bacterias que lo colonizan. Un bebé se encuentra en el interior del útero materno viviendo en un ambiente estéril, hasta el momento en que se rompe la membrana placentaria y se inicia el trabajo de parto. A partir de ese momento, las bacterias que habitan en el cuerpo de la madre son las primeras en colonizar el organismo del bebé durante su viaje a través del canal de parto.

Esta era una de las razones por las que se puso en práctica la trasferencia de estas bacterias a un bebé nacido por cesárea utilizando una gasa con una solución salina e introduciéndola en la vagina de la madre antes del parto, gasa con la que se limpiaba la boca, los ojos y la piel del bebé. Pero, posteriormente un estudio advertía de que este tipo de prácticas podía provocar la aparición de infecciones en los bebés. El caso es que retomamos el tema, de cómo el canal de parto influye en la composición del microbioma del bebé por un estudio enmarcado en el proyecto ‘Baby Biome’, que arroja algo más de luz sobre el tema.

El estudio ha sido realizado por investigadores del Wellcome Sanger Institute de la Universidad de Birmingham, en él se reafirma lo que ya se sabía, que los niños nacidos por parto vaginal reciben la mayoría de microorganismos que componen su flora intestinal, de la madre. En cambio, con una cesárea reciben más bacterias asociadas a los ambientes hospitalarios y tienen un mayor riesgo de sufrir resistencia a los antibióticos. Hay que apuntar que en un parto vaginal, si la madre ha recibido antibióticos, también se puede producir una colonización en la flora intestinal de bacterias resistentes a estos fármacos, de ello hablábamos aquí.

De momento, y hasta la fecha, no se conoce exactamente qué papel tiene el microbioma infantil, y si esas diferencias encontradas entre el parto vaginal y el parto por cesárea influirán en la salud del bebé en el futuro. Pero, quizá, existe una pista interesante, los expertos han observado que esas diferencias se equiparan cuando los bebés alcanzan los 12 meses de vida, claro, que ello no quiere decir que no se hayan producido otros cambios que afecten en un futuro, por lo que se considera necesario realizar estudios a largo plazo que puedan aclarar si las diferencias existentes a una temprana edad tienen implicaciones en la salud posterior.

Cierto es que investigaciones anteriores han relacionado un microbioma intestinal no saludable en la infancia, con enfermedades como las alergias, el asma o la diabetes, pero no existen evidencias consistentes sobre la importancia de las bacterias intestinales para el desarrollo del sistema inmune y la salud, tampoco se conoce bien cómo se desarrolla la flora intestinal y cómo influye en ello el parto vaginal, como ya hemos comentado. Por ello, para saber más sobre el desarrollo del microbioma y la influencia del parto, en la investigación se han analizado 1.679 muestras de bacterias intestinales procedentes de 175 madres y de muestras fecales de 600 bebés sanos nacidos por parto vaginal y cesárea, recogidas a los 4, 7 y 21 días de vida.

Los expertos comentan que en los bebés nacidos por cesárea se detectaron 800 bacterias potencialmente patógenas causantes de enfermedades y que se pueden encontrar en los centros hospitalarios del Reino Unido. La cesárea salva vidas en muchas ocasiones y es un procedimiento recomendado, conocer el papel concreto del microbioma en el recién nacido y en qué factores puede influir es lo que ahora se investiga. Se baraja la posibilidad de que las diferencias existentes en la flora intestinal guarden relación con los antibióticos que se proporcionan a las mujeres que son sometidas a una cesárea, de ser así, se podría investigar el modo de evitar esas diferencias y no utilizando el método descrito al principio.

De momento, el proyecto Baby Biome sigue adelante y se sigue investigado y realizando un seguimiento a los bebés participantes, los resultados que se obtengan serán de interés para responder a preguntas que, por el momento, tienen como respuesta una teoría. A partir de ese momento, se podrán desarrollar nuevas terapias que permitan que un bebé pueda tener un microbioma saludable. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Foto | wilf2

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...