El bebé ario perfecto era judío

El Ministerio propagandista nazi patinó de lleno en el año 1935, al elegir al bebé ario perfecto que aparecería en la portada de una famosa revista de la época Sonne ins Haus, el famoso bebé que encarnaba a la supremacía aria era judío.

Raza aria

La raza aria es un concepto pseudocientífico (falsa ciencia) que se extendió y alcanzó su mayor auge durante la revolución hitleriana, se usó para legitimar la denominada supremacía blanca, ideología que sostiene que esta raza es superior al resto de razas del mundo. También se ha utilizado para legitimar el racismo o un postulado militarista en el que se cree que la fuerza militar es fuente de seguridad.

Como nos explica la historia, los nazis difundían la “superioridad de la raza aria”, en torno a este tema se realizaron diversas campañas por parte del Ministerio de Propaganda nazi, en una de estas campañas eligieron al bebé ario perfecto, una niña rubia y rolliza que Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda del racismo, eligió por sus características.

Lo que no sabían Joseph Goebbels ni los nazis de la época, es que el bebé ario perfecto era judío, la pequeña representaba en realidad todo aquello que los nazis odiaban. Al parecer, la pequeña Hessy Levinson y sus padres judíos originarios de Letonia, se mudaron a Berlín en 1928 para trabajar en el mundo de la música clásica. A los seis meses de edad los padres quisieron hacer una fotografía a la pequeña y la llevaron al estudio de uno de los mejores fotógrafos de Berlín en aquella época.

Parece que entonces no se estilaba pedir permiso para utilizar las fotografías, el fotógrafo alemán envió la fotografía (una copia) de la pequeña Hessy Levinson a un concurso de belleza en el que la maquinaria propagandística alemana buscaba al bebé ario perfecto. La fotografía ganadora sería símbolo de la supuesta supremacía aria y sería portada de la revista sobre temas familiares Sonne ins Haus (El sol dentro de casa). Esta revista se publicó en el año 1935, año en el que la persecución de los judíos se intensificó a pasos agigantados.

La madre de Hessy Levinson se enteró de que la fotografía de su hija aparecía en la portada de la mencionada revista, como podemos imaginar, la familia judía se horrorizó. La madre acudió al fotógrafo para preguntarle por qué había enviado el retrato, sobre todo sabiendo que eran judíos. La contestación fue que quería permitirse a sí mismo el placer de hacer una broma, se puede decir claramente que se trataba de una broma de humor negro que podía haberle costado la vida a la niña, a su familia, al fotógrafo y así sumar más muertes al holocausto nazi.

Lo cierto es que la broma provocó que los padres no dejaran salir a la niña a la calle, ni al parque, había que evitar que la vieran y pudieran reconocerla. La familia logró huir de Alemania y terminaron viviendo en Estados Unidos. Con respecto al fotógrafo, cuando se le preguntó por esta cuestión, confesó (tenía 80 años de edad) que ahora podía reírse de esta broma. Lo más sorprendente es que los nazis nunca supieron la verdad y la foto fue elevada como símbolo de la supuesta “supremacía aria”.

La pequeña Hessy Levinson (apellido de soltera, ahora Hessy Taft), fue uno de los bebés más famosos de Alemania en el año 1935 y era judía. Podéis conocer más detalles de esta curiosa historia a través de este artículo publicado en The Telegraph.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...