El bautismo civil

El Bautismo Civil

Parece que el dar oficialmente un nombre a nuestro hijo es exclusivamente religioso y no tiene por qué serlo. En una época en la que la religión no está tan arraigada como antes empiezan a haber personas que quieren otras formas de hacer las cosas. Si bien las bodas civiles ya pueden compararse con las religiosas dentro de su magnificencia ahora le toca el turno a los bautizos.

El bautismo civil o ceremonia de imposición de nombre es breve, el oficiante lee los artículos 6, 12 y 27 de la Declaración de los Derechos del Niño, aprobada por las Naciones Unidas en noviembre de 1989. En los que se declara que:

  • 6 – 1. El niño tiene derecho a la vida.
  • 6 – 2. El niño tiene el derecho a desarrollar de modo completo su propia personalidad.
  • 12 – El niño debe ser escuchado cada vez que se toman decisiones que lo afectan directamente.
  • 27 – El niño tiene el derecho de crecer bien física, mental, espiritual y socialmente.

Y a continuación se recuerda el artículo 27 de la Constitución en la que se hace referencia a la educación (Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza).
Si quieren, los padrinos pueden decir unas palabras comprometiéndose a defender estos derechos por el niño.
Y finalmente, el niño recibe la carta de ciudadanía que lo reconoce como ciudadano.

El caso de Cayetana Guillén Cuervo y el bautizo civil a su pequeño Leo tuvo mucha relevancia mediática, e incluso muchas críticas, pero la similitud con las bodas civiles debería hacer que no sonasen tan raro: al fin y al cabo estamos haciendo una celebración donde ponemos un nombre a nuestro niño y lo celebramos alegremente con toda la familia.

El caso de Cayetana no es único ni el primero. El bautizo civil se celebra en ayuntamientos como Igualada en Barcelona (el primero), al cual le siguió Rivas Vaciamadrid en la Comunidad de Madrid, o el caso más reciente de El Borge de Málaga. En Rivas Vaciamadrid ya son 40 las familias que han celebrado por lo civil dar la bienvenida a sus hijos, en la cual además se les da la carta de ciudadanía (nombre real del acto en ayuntamientos).

La tendencia de celebración de bautizos civiles crece cada día y se celebra en niños de entre 0 y 6 años. Los ayuntamientos aprovechan la celebración para que los padres se comprometan a defender los derechos de los niños. La ceremonia, celebrada al igual que las bodas civiles por el alcalde o algún concejal, consiste en la lectura de artículos recogidos en la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia aprobada en el año 1989, y como decíamos, viene a insinuar a quienes la escuchan que potencien el bienestar de los niños. También muchos padres ponen lecturas elegidas por ellos, música también elegida personalmente… Tras esto, se hace la firma de la Carta Municipal de Ciudadanía del pequeño o pequeña en el ejemplo de Rivas Vaciamadrid, además de un regalo.

Vía | El País y ABC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...