Edad recomendada para iniciar la alimentación complementaria del bebé según la EFSA

Tras unos meses de trabajo, la EFSA acaba de dar a conocer sus conclusiones sobre un estudio para determinar la edad recomendada para iniciar la alimentación complementaria del bebé. Los resultados básicamente no han variado respecto a las recomendaciones anteriores, del mismo modo, existen puntos controvertidos, como la introducción del gluten, en el que la agencia se pronuncia indicando que no hay riesgo por su introducción tardía.

Introducción de nuevos alimentos en la dieta del bebé

¿Qué edad es la recomendada para iniciar la alimentación complementaria del bebé? Esta es la pregunta que ha contestado la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea) tras haber realizado una exhaustiva evaluación de la documentación científica existente. Los expertos han analizado estudios que tratan diferentes cuestiones, como las necesidades nutricionales, la salud infantil, los beneficios para el desarrollo, etc., para dar una respuesta. Recordemos que el pasado mes de abril la agencia abría un periodo de consultas sobre su borrador sobre el tema.

El informe lo ha elaborado la EFSA tras haber recibido una petición por parte de la Comisión Europea para proporcionar asesoramiento científico que permita determinar la edad para la introducción de nuevos alimentos en la dieta infantil, como los productos a base de cereales y otros procesados, información que los fabricantes podrán incluir en el etiquetado de los productos que comercializan en la Unión Europea y que los padres podrán tener en cuenta.

Según las conclusiones obtenidas a partir de la revisión, no existe una edad concreta para iniciar la alimentación complementaria, ya que depende de factores como las características y desarrollo de cada bebé. Si se habla de cuestiones nutricionales, la EFSA comenta que los bebés no necesitan este tipo de alimentación antes de los seis meses de edad, ya que la lactancia materna proporciona los suficientes nutrientes para garantizar un correcto desarrollo hasta esta edad.

En el caso de bebés con bajo nivel de hierro, la alimentación complementaria puede beneficiarles si se introducen alimentos y suplementos ricos en hierro antes de los seis meses. Esto puede ocurrir cuando las madres han tenido un bajo nivel de hierro durante el embarazo, o cuando se frenó el crecimiento de los pequeños cuando estaban en el útero materno provocando que nacieran demasiado pequeños. También se puede producir si se llevo a cabo un corte precipitado del cordón umbilical, recordemos que se sabe desde hace unos años que es recomendable retrasar el corte del cordón al menos dos minutos.

La EFSA comenta que los primeros signos que delatan que los bebés poseen las habilidades de desarrollo requeridas para consumir algunos alimentos complementarios son las siguientes: Que el bebé pueda mantener la cabeza erguida o que se puedan sentar con ayuda o sin ella, etc, aunque hay que tener en cuenta que no poseen habilidades de masticación eficientes. La EFSA indica que no ha encontrado evidencias de que iniciar la alimentación complementaria antes de los 6 meses de edad sea beneficioso o perjudicial para la salud.

Si se proporciona alimentación suplementaria es necesario que los alimentos tengan la textura adecuada para reducir el riesgo de asfixia, deben ser nutricionalmente adecuados y cumplir con las pautas sobre las recomendaciones de alimentación (que no contengan sal o azúcar), se deben preparar de un modo acorde a las prácticas higiénicas. Sobre el gluten, comenta que retrasar su introducción no influye en el riesgo de desarrollar alergias o enfermedad celíaca, recordemos que sobre esta cuestión podemos encontrar estudios a favor y en contra, pero, en teoría, lo que dictamina la EFSA es lo que tiene validez.

Si queréis conocer con detalle todas las conclusiones y recomendaciones de la agencia, podéis acceder a su página oficial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...