Dieta adecuada, actividad física y cuidado del microbioma intestinal, claves para un correcto sistema inmune de la infancia

Hoy os invitamos a ver el vídeo “Jueves con la ciencia: Influencia de la alimentación en la inmunidad”, para conocer más detalles de la relación entre la dieta adecuada, la actividad física y el cuidado del microbioma intestinal, como elementos claves para favorecer el desarrollo de un correcto sistema inmune de la infancia.

Mejora del sistema inmunológico infantil

La AEP (Asociación Española de Pediatría) ha publicado un documento relacionado con su charla “Jueves con la ciencia”, en el que informa sobre las claves para un correcto sistema inmune de la infancia. La asociación apunta tres cuestiones: dieta adecuada, actividad física y cuidado del microbioma intestinal, cuidándolas se consigue que el sistema inmunitario de los menores se fortalezca y pueda hacer frente a diferentes problemas de salud.

Hablando del microbioma intestinal, la comunidad bacteriana que habita en el sistema digestivo favorece que la digestión sea correcta, fermentando los alimentos no digeribles y favoreciendo la absorción de los nutrientes, pero también tiene un papel muy importante a la hora de poner freno a microorganismos patógenos y toxinas, contribuyendo al desarrollo del sistema inmunitario intestinal. Si el microbioma está descompensado (por culpa de una mala alimentación), las comunidades bacterianas no se desarrollan en las proporciones adecuadas y no funciona de manera eficaz contra los patógenos.

Por tanto, una mala alimentación altera el sistema inmunológico, lo que deriva en un aumento del riesgo de infecciones, reacciones alérgicas, etc. La AEP apunta que la mitad de los niños menores de cinco años que mueren en el mundo, son el resultado de la desnutrición y las infecciones que se asocian a ella. Determinados nutrientes como la vitamina D o el zinc, contribuyen significativamente a mejorar el sistema inmune, lamentablemente los menores de los países en vías de desarrollo son los que tienen problemas para recibir estos nutrientes, especialmente el zinc.

José Manuel Moreno Villares, coordinador del Comité de Nutrición y Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, explica “La nutrición es un componente determinante en el desarrollo y el mantenimiento de la respuesta inmune. Pero no es una relación sencilla, ya que influyen también otros factores”, apunta que “el éxito de esta relación pasa por la participación en distinto grado de los nutrientes que están contenidos en los alimentos, pero también del microbioma intestinal y de otros elementos presentes tanto en la luz intestinal como en la propia pared del aparato digestivo.”

El sistema inmunitario de los bebés se prepara desde que se encuentran en el útero materno, tras el nacimiento sigue fortaleciéndose gracias a la alimentación, especialmente a la lactancia materna, ya que la leche materna ofrece todo tipo de nutrientes que favorecen un correcto desarrollo de los pequeños en todos los sentidos, de ahí que se considere el mejor alimento que un bebé puede recibir. Recordemos que aunque las marcas de leche de fórmula anuncian que sus nuevos productos imitan en mayor medida a la leche materna, están muy lejos de acercarse a todo lo que brinda al organismo de los bebés.

También se hace referencia a la alimentación complementaria, los expertos apuntan que la progresiva inclusión de alimentos en la dieta favorece la correcta maduración del sistema inmune, por lo que se incrementa la protección contra los problemas de salud, sean de carácter infeccioso, alérgico o autoinmune. En definitiva, os recomendamos ver el vídeo de la AEP “Jueves con la ciencia: Influencia de la alimentación en la inmunidad”, para conocer más detalles sobre esta relación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...