Detección precoz de una cardiopatía congénita en los recién nacidos

Pulxiometría

Con una sencilla prueba como la pulsioximetría, se puede realizar una detección precoz de una cardiopatía congénita en los recién nacidos en las primeras 48 horas tras el parto, es una prueba no invasiva con la que se determina el grado de saturación de oxígeno en la hemoglobina, heteroproteína responsable de llevar a todos los rincones del organismo el oxígeno.

La pulsioximetría es una prueba sencilla que se realiza en pocos minutos, un sensor colocado en un dedo de la mano o en el lóbulo de la oreja se encarga de realizar mediciones mediante la emisión de luces con longitudes de onda, roja e infrarroja, que pasan de forma secuencial desde el emisor hasta el fotodetector. Se mide la intensidad de la luz en cada longitud de onda en relación a la sangre, cuanto más roja y brillante está, más oxígeno porta. En el caso de los bebés, el sensor se coloca en el pie y se encarga de detectar si la oxigenación es la adecuada o es inestable, si el valor de saturación en oxígeno es igual o superior al 95% se descarta la cardiopatía, si por el contrario es inferior, se inicia el protocolo de diagnóstico.

La detección precoz de una cardiopatía congénita en los recién nacidos es una técnica que ha puesto en marcha el Hospital Nisa 9 de Octubre (Valencia) con todos los bebés, a fin de poder garantizar la salud o actuar en consecuencia. La prueba es sencilla, rápida y cómoda, el bebé no sufre y los resultados son sorprendentes. Algunos expertos como Rafael López Peña, jefe de Pediatría de Hospitales Nisa en Valencia, comentan que los bebés que sufren una cardiopatía congénita pueden no presentar ningún síntoma en un principio y por lo tanto, la enfermedad no se detecta en los exámenes rutinarios que habitualmente se realizan, pero el peligro está presente y es un riego para la vida del bebé.

Las pruebas que se sugieren para detectar este tipo de problemas precozmente son costosas, incómodas y además son poco efectivas, siendo detectados el 25% de los casos. El experto nos habla del screening con ecografía prenatal, sistema que requiere estancia prolongada en el hospital y diferentes exámenes postnatales durante las primeras semanas de vida, nada que ver con la pulsioximetría, claro, que hasta hace poco no existían otros métodos.

Se han realizado diversos estudios que muestran que la pulsioximetría es efectiva para realizar un diagnóstico precoz de las cardiopatías congénitas, por ello la prueba se va a realizar en el resto de hospitales del grupo. Si realmente es tan efectiva, quizá el sistema de salud debería contemplar la inclusión obligatoria de la prueba a nivel nacional, con ello se lograría iniciar los tratamientos oportunos y reducir los peligros para los recién nacidos.

En la publicación de Europa Press podemos leer que algunos estudios del Reino Unido, determinan que hasta 100 niños pueden morir al año por no haberse diagnosticado la cardiopatía congénita, por tanto, si la prueba evita esas 100 muertes, y aunque sólo fuera una, bienvenida sea.

Foto | A4gpa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...