Descubren toxinas en alimentos para bebés que alterarían las hormonas y causarían infertilidad

Los alimentos sólidos y las fórmulas para alimentación de bebé de producción comercial han estado en la mira desde hace tiempo, recientemente en base a un estudio descubren toxinas en alimentos para bebés que alterarían las hormonas y causarían infertilidad, ya que suelen contener hormonas derivadas de los hongos que evidencian casos de infertilidad en los mamíferos.

Un equipo de la Universidad de Pisa realizó una investigación en la que descubren toxinas en alimentos para bebés que alterarían las hormonas y causarían infertilidad, informando que el 28% de las muestras de fórmulas analizadas estaban contaminadas con los llamados micoestrógenos. En total se probaron 185 muestras de fórmula y 44 muestras de alimentos derivados de la carne de 21 marcas comerciales de Italia, detectándose sustancias como zearalenona y sus derivados, que provienen del Fusarium, familia de hongos comunes en las granjas.

Estas sustancias químicas son similares al estrógeno humano y están directamente asociadas con la infertilidad en mamíferos, aunque el grupo de investigadores no ha sabido precisar hasta el momento si los bebés expuestos a esos compuestos a través de la comida podrían en un futuro, desarrollar trastornos reproductivos de gravedad.

En base a que descubren toxinas en alimentos para bebés que alterarían las hormonas y causarían infertilidad se sabe que los micoestrógenos son algo natural en la agricultura comercial, los mismos se encuentran en cultivos como el trigo, el mais y la soja, todos éstos para consumo animal y humano.

Al respecto el autor principal de los estudios, Francesco Massart, indicó:

“Nuestro estudio prueba que los alimentos infantiles contienen micoestrógenos”…”Los niños, en especial los prematuros, están potencialmente expuestos a dosis más altas de micotoxinas durante los primeros tiempos, pero nadie sabe cuáles son los efectos en el largo plazo”…”Deberían hacerse estudios para determinar los niveles seguros de metabolitos de la zearalenona en las materias primas y los compuestos utilizados para la producción de alimentos, en especial para los bebés y los niños, los más sensibles a las sustancias químicas ambientales”.

Por otra parte, se indica que no es necesario entrar en pánico al respecto, dado que el director médico de American Council on Science and Health, una ONG de Nueva York, el señor Gilbert Ross, comenta sobre el caso:

“Detectar algo en los alimentos no significa que sea dañino”…”Los métodos de detección identificaron niveles (de contaminantes) muy bajos como para lesionar la salud humana, incluida la de los bebés. Como destacan los autores, las concentraciones de esas sustancias en los productos ‘son poco relevantes’ porque el organismo las destruye y las elimina rápidamente”.

Vía | Publico
Foto | Yoshimov de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...