Desarrollo neurológico de los bebés prematuros

El desarrollo neurológico de los bebés prematuros difiere del de los bebés nacidos a término, son bebés a los que se les aplica la edad corregida, es decir, la diferencia entre la edad cronológica y la edad de desarrollo. Por esta razón, en cada etapa del desarrollo y hasta que alcancen los 24 meses, se esperan avances distintos a los de un bebé nacido a término.

Edad cronológica de los bebés

Ya hace tiempo que os hablamos de la edad corregida en los bebés prematuros, un concepto que permite a los especialistas médicos valorar la evolución del desarrollo físico y neurológico del bebé. Como ya explicamos en su momento, existe una diferencia entre la edad cronológica y la edad de desarrollo, diferencia que se debe tener en cuenta en diferentes aspectos como la introducción de la alimentación suplementaría, las clases de estimulación temprana, la edad a la que el bebé empieza a gatear y dar sus primeros pasos, etc.

Hablando de los bebés prematuros o con edad corregida, hoy abordamos su desarrollo neurológico, es decir, qué se espera de ellos en las diferentes etapas de su desarrollo hasta que cumplen los dos años de edad, momento en el que se alcanza el desarrollo de un bebé que haya nacido a término. A los dos meses de edad un bebé con edad corregida puede girar la cabeza cuando escucha un ruido, seguir el movimiento de objetos con los ojos y sonreír, a los cuatro meses coge objetos y se los lleva a la boca, se relaciona e interacciona con los padres y otras personas, y ríe con más frecuencia.

A los seis meses puede girarse sobre sí mismo y mantenerse sentado contando con apoyo, estira los brazos para coger objetos con las manos, los agita, se los cambia de mano, responde a su nombre y reacciona de un modo distinto ante los padres o las personas que le resultan extrañas. A los nueve meses es capaz de mantenerse sentado sin ayuda de ningún apoyo y empieza a caminar con ayuda, dice palabras simples y básicas, puede levantar y sostener objetos, imita sonidos, etc. Hay que tener en cuenta que se trata de una descripción general, ya que cada bebé evoluciona a su ritmo, pudiendo variar en el tiempo los logros y metas alcanzadas.

A los 12 meses un bebé con edad corregida puede dar solo sus primeros pasos, aunque como en el caso de los bebés nacidos a término, esto se puede producir antes o después. Juega con otros bebés, dice dos palabras más además de papá y mamá, reconoce su nombre, intenta imitar lo que escucha, muestra cariño y es capaz de abrazar. A los 18 meses, puede subir una escalera sujetándose con una mano, señala partes del cuerpo y obedece órdenes básicas y sencillas, nombra algunos objetos corrientes y cotidianos y su vocabulario se ha ampliado a 10 o más palabras, juega con bloques y es capaz de construir torres de tres y cuatro bloques.

A los 24 meses ya es capaz de pasar las hojas de un libro e identificar algunas figuras geométricas, conoce el uso de algunos objetos, forma frases de dos palabras, comprende algunas preguntas que se le realizan, sabe expresar que tiene hambre o sed, en los juegos de bloques puede apilar hasta seis bloques, etc. A los dos años de edad, ya se puede utilizar la edad cronológica y olvidarse de la edad corregida, dado que el bebé se habrá desarrollado lo suficiente para alcanzar el percentil medio.

Merece la pena recordar que la edad corregida es la edad que un bebé tendría si hubiera nacido con la edad gestacional a término, en base a este parámetro, se ajusta la madurez que tiene el bebé en función de su prematuridad. Si un bebé nace a las 28 semanas de gestación, quiere decir que ha nacido 12 semanas prematuro, siendo semanas que faltarían para alcanzar el parto a término. Cuando cumplea los seis meses, su edad corregida es de 24 semanas – 12 semanas de prematuridad, lo que equivaldría a 3 meses, por lo que las valoraciones sobre el desarrollo físico y neurológico, se realizan en base a un bebé de 3 meses y no de 6 meses.

En este artículo explican cuándo es necesario consultar al pediatra en relación a la adquisición de las habilidades, si a los tres meses no sostiene la cabeza, si no sonríe o no emite sonidos, si no se relaciona con los padres a los seis meses, si no es capaz de mantenerse sentado sin apoyo a los 12 meses, etc. Los padres de bebés prematuros pueden contribuir en el desarrollo neurológico de sus pequeños pasando más tiempo con ellos y estimulándoles, hay que hablarles mucho, jugar con ellos… esto ayudará a que alcancen con más rapidez la edad cronológica del desarrollo.

Foto | Tamas Ring

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...