Dermatitis atópica

Enfermedades infantiles

Los especialistas nos advierten de que la dermatitis atópica está aumentando considerablemente durante los últimos años, de hecho, indican que en los últimos 30 años su incidencia se ha triplicado. Las razones son varias, la higiene extrema, la contaminación que produce el tabaco, recordemos por ejemplo el post Tabaquismo de tercera mano, en él mostrábamos que el tabaco afecta al niño aunque no respire el nocivo humo que produce. Otras causas que también argumentan los expertos son el poco contacto con la naturaleza, la contaminación que se respira en las grandes ciudades, etc.

Según José Carlos Moreno Giménez, vicepresidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y jefe de servicio de dermatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba, el aumento que se está experimentando en los casos de dermatitis atópica no se produce en los niños de otros países donde tienen más contacto con la naturaleza y los animales.

La dermatitis atópica es también conocida como eccema atópico, se trata de una enfermedad caracterizada por la aparición en la piel del niño de unas erupciones pruriginosas (que conllevan al deseo de rascarse continuamente) de aspecto escamoso y de difícil tratamiento. Su continuo rascado y la continua irritación de la piel del bebé que se produce, provoca que la piel adquiera una textura similar al cuero y se vuelva gruesa. Se trata de una enfermedad que afecta a todas las razas y se da en todos los países, aunque como ya hemos dicho antes, su incidencia es mucho mayor en los niños y en los países industrializados. Cuanto más pequeño es el niño más afecta, en la edad adulta la dermatitis atópica sería algo muy poco común.

Hasta el 90% de los casos de dermatitis atópica se producen en la población infantil, es un problema que causa diversos malestares a los pequeños, nerviosismo, angustia, falta de sueño…, todo ello desemboca en un bajo rendimiento escolar, una peor calidad de vida y un sufrimiento para los niños y para los padres que no saben cómo calmar los picores de sus hijos.

En este punto, aconsejamos leer este post sobre cómo aprender a reconocer sus erupciones, la diversidad de manchas, granitos, etc., que aparecen en la piel de nuestros hijos, nos ofrecen información sobre lo que puede estar padeciendo el niño y por lo tanto, podremos acudir rápidamente al pediatra si fuera necesario.

Por el momento todavía no se ha encontrado un tratamiento efectivo contra la dermatitis atópica, aunque hay que decir que en la mayoría de los casos, la enfermedad tiende a remitir al cabo del tiempo, pero mientras se padece esta alteración en la piel, el niño lo pasa francamente mal. Actualmente hasta un 15% de los niños españoles padecen esta enfermedad y dada la gráfica de crecimiento, en los próximos años se convertirá en una enfermedad que afectará en mayor número a la población infantil.

A pesar de ello, parece que no se están realizando suficientes estudios para comprender los mecanismos de la enfermedad y tratar de encontrar una solución, de hecho, la dermatitis atópica sigue siendo una gran desconocida, algo que no entendemos. Quizá el hecho de que con el tiempo la enfermedad tienda a remitir haya provocado que no se hayan realizado estudios en profundidad.

Los especialistas indican que es necesario disponer de una terapia efectiva que permita controlar la enfermedad o en su defecto evitar su aparición. Como hemos comentado, no hay muchos estudios, sin embargo podemos llevar a cabo las recomendaciones que nos ofrecen los profesionales para evitar que los niños que padezcan dermatitis atópica puedan sufrir un brote. Es necesario cuidar la temperatura ambiental, nunca debe ser excesiva, la humedad medioambiental también debe ser atendida, lo mejor es que no sea escasa. Evitar el contacto con determinados tejidos que puedan provocar la aparición de un brote de dermatitis atópica, como puede ser la seda o la lana, realizar baños con agua tibia utilizando jabones neutros, y a la hora de secar al niño no deberemos nunca arrastrar o frotar con la toalla, evitando cualquier movimiento que pueda provocar el comienzo del picor.

Ante cualquier signo de dermatitis atópica es necesario acudir al pediatra o al dermatólogo para que nos proporcione los consejos y el tratamiento más adecuado, hay que tener en cuenta que cada caso es diferente, aunque los rasgos generales sean iguales. Esperemos que en un corto plazo de tiempo los investigadores puedan dar con la solución y se reduzca la creciente incidencia de la dermatitis atópica.

Vía | El Mundo
Foto | Mrs. W.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...