Dejar que el bebé llore no tiene efectos adversos en su desarrollo

Según los resultados de un estudio, dejar que el bebé llore no tiene efectos adversos en su desarrollo y tampoco afecta de forma negativa a la madre, su apego, sensibilidad, etc. Los investigadores aseguran que dejar llorar al bebé contribuye a que aprenda a autorregularse y cuando cumple 18 meses, llora menos que los bebés que han sido siempre atendidos cada vez que lloraban.

Llanto del bebé

Según un nuevo estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Warwick (Inglaterra), dejar que el bebé llore no tiene efectos adversos en su desarrollo. El estudio se ha realizado en base a la pregunta: ¿es necesario atender de inmediato al bebé cuando llora? Los expertos comentan que aunque se trata de un tema debatido desde hace décadas, la realidad es que hay poca literatura científica que arroje luz sobre las pautas de actuación más recomendables.

En el estudio se realizó un seguimiento a 178 bebés y a sus madres durante 18 meses, controlando si los padres atendían de inmediato al bebé cuando lloraba o dejaban que llorase en algunas ocasiones o con frecuencia. Tras analizar los datos, descubrieron que existían pocas diferencias en el desarrollo de los bebés hasta los 18 meses de edad en cualquiera de los casos, y que dejar a los bebés llorar de vez en cuando o a menudo en los tres primeros meses de vida, se asociaba con una reducción del llanto cuando cumplían los 18 meses.

Para determinar la duración y frecuencia del llanto del bebé, los expertos solicitaron a los padres que cumplimentaran un cuestionario en el que debían proporcionar esta información a los 3, 6 y 18 meses de edad. Paralelamente se grabó en vídeo la interacción y sensibilidad de las madres con sus bebés para determinar si eso les hacía menos sensibles, algo que según los resultados no sucedió.

Los expertos evaluaron el apego a los 18 meses de edad utilizando un procedimiento experimental en el que se evalúa el grado de unión entre el pequeño y su cuidador durante los momentos en los que están unidos y separados. El desarrollo del comportamiento se evaluó mediante observación directa de la relación entre madre y bebé mientras jugaban, con una evaluación realizada por un psicólogo, y con un cuestionario cumplimentado por los padres cuando sus bebés cumplieron 18 meses.

Se concluye que no existen diferencias en las relaciones a corto o largo plazo entre progenitores y bebés, si los padres responden de inmediato a sus lloros o dejan que el pequeño llore varias veces. Los padres que esperaban a ver si el bebé se calmaba antes de atenderlo, facilitaban que los bebés aprendieran a autorregularse tanto por el día como por la noche. Los investigadores apuntan que sólo dos estudios realizados hace años concluían que dejar llorar al bebé afectaba a su desarrollo, los datos de la nueva investigación cambian esta percepción.

En definitiva, según los investigadores, no hay que apresurarse a atender al bebé cuando llora, ya que de este modo aprende a autorregularse y termina llorando menos a medida que se desarrolla, sin que ello afecte a la sensibilidad y apego de los padres, o al desarrollo de los bebés entre otras cuestiones. De todos modos, será necesario que se ratifiquen los resultados a través de otros estudios realizados por investigadores independientes, ya que no es la primera vez que se refutan unas conclusiones debido a errores en el procedimiento del estudio y otros factores de sesgo.

Podéis conocer los resultados de esta investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of Child Psychology and Psychiatry.

Foto | Lars Plougmann

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...