Decorar la habitación del bebé

decorar la habitación del bebe

No se puede delimitar el momento exacto en el se debe comenzar con la creación de un espacio para el nuevo miembro de la familia que está por llegar, pero si que es importante que no se deje para el último momento la decoración de la habitación del bebé.

Cuanto más tiempo pase más cansada estará la mamá para visitar tiendas de bebes o hacer cambios en la casa. Por eso lo mejor es comenzar cuando el embarazo está en el quinto o sexto mes.

Conocer el sexo que tendrá ayudará mucho en la elección del tema para la decoración de su habitación, aunque hoy ya no existen tantas diferencias y hay muchos complementos unisex.

Últimamente está muy de moda decorar las habitaciones de los más pequeños eligiendo un tema en torno al que girarán muebles, ropa de cama, cortinas, dibujos en la pared etc. Los más solicitados son “Winnie the Pooh” o “Las princesas de Disney”.

Los colores de la habitación del bebé ya no se centran en el azul para niños y el rosa para las niñas. Muchas familias optan por el beige, un amarillo o un verde suave, e incluso por el lila. Hay pinturas para todos los gustos, que varían en intensidad de color. Para los más pequeños de la casa, lo recomendable es hacer uso de los colores más suaves, que aportan tranquilidad.

Iluminación de la habitación del bebé

En cuanto a la luz de la habitación del bebé se aconseja que sea de dos tipos: una en el centro del techo, y otra en formato de media luna en una de las paredes del cuarto. Esta última se puede utilizar en el caso de que el bebé necesite cuidados a lo largo de la noche, sin tener que ser sorprendido por la luz más fuerte. Una luz tenue puede ayudar al bebé a que concilie mejor el sueño.

Las cortinas o los estores son precisos para controlar la entrada de luz natural durante el sueño del bebé durante el día. Se recomiendan especialmente las que están hechas de materiales que no cojan demasiado polvo.

Cuanto más sencillo sea el mobiliario de la habitación, mucho mejor. Al principio, el bebé necesitará una cuna, un armario y un cambiador únicamente. Después será conveniente que posea un baúl o un armario más pequeño donde guardar los juguetes, silla y mesita de actividades para cuando empiece a hacer sus primeros dibujitos, y un parque para cuando esté jugando en el suelo. La posición y distribución de los muebles es básica para que tengan practicidad a la hora de utilizarlos.

Higiene para el bebé

El ambiente en el que el bebé crecerá tiene que ser cálido y agradable, pero también debe contar con cosas que puedan estimularle. Es necesario que sea descomunalmente seguro. Estar seguros de que las pinturas que se han utilizado para las paredes o los muebles no sean perjudiciales, que estos tengan los bordes redondeados, protectores de enchufes, de cajones, puertas y ventanas. Evitar en lo posible los objetos de cristal, de cerámica, o que estén hechos de cualquier otro material que puedan romperse y herir al bebé.

Es muy importante que la habitación del bebé no esté recargada con peluches y otros objetos. Durante los primeros meses, es preferible no hacer uso de las alfombras, cogen mucho polvo y tierra, lo que podría provocar alergias al bebé. Una habitación llena de objetos es más difícil de limpiar, y la limpieza es un factor trascendental para la salud del bebé.

Foto | Tammy Manet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...