De madres obesas nacen niños obesos, según nuevo estudio

Los expertos en medicina coinciden en indicar que el sobrepeso o la obesidad materna son un factor de serio riesgo durante el embarazo, ya que se pueden sufrir complicaciones que afectan tanto a la mujer como a su bebé dentro del vientre en proceso de gestación.

Un nuevo estudio realizado por especialistas colombianos indica que los problemas de peso extra en las mujeres embarazadas predispone al bebé a tener los mismos inconvenientes, es decir, de mujeres obesas nacen en la mayoría de los casos bebés obesos, algo que puede afectar su desarrollo desde el comienzo.

La investigación ha sido titulada como ‘Factores de riesgo perinatales para sobrepeso y obesidad en escolares en una población bogotana’ y se realizó gracias a la participación de unas 528 mujeres y sus niños con edades entre los 5 y los 10 años de edad. María Angélica Escobar Juzga, especialista en laparoscopia indicó que dentro de la base teórica encontraron:

“la programación fetal. Esta habla de por qué el ambiente al que se expone un feto va a influir en él de una manera importante más adelante”…las mamás que tenían sobrepeso, antes de empezar el embarazo, tenían casi dos veces más riesgo de que sus niños fueran a ser obesos entre los 5 y 10 años de edad. Es decir, el cuidado inadecuado de sí misma sí repercute en la infancia de los niños”.

Las mujeres con obesidad que afrontan un embarazo pueden tener niños muy grandes, de hecho se sabe que cuanto más pese el bebé en el momento del parto mayor es el riesgo que tiene de desarrollar obesidad a corto o largo plazo ya que va a necesitar mayor cantidad de calorías para mantenerse y las seguirá almacenando.

“La mala alimentación va a producir alteraciones hormonales que, cuanto más temprano empiecen, van a ser más permanentes”…“aunque los cambios en los órganos son más profundos y permanentes, mientras más temprano se inicien, no todos se terminan de formar en el embarazo. Por eso, un niño que está en crecimiento todavía está desarrollando sus órganos y puede ser susceptible de presentar esos cambios, así nazca normal”.

Los niños nacidos de madres obesas no solamente corren peligro dentro del vientre, sino que el riesgo se extiende también luego del nacimiento ya que adquirirán los mismos malos hábitos alimenticios que sus madres, exceso de comida chatarra y una vida sedentaria desde el comienzo que los pondrá en serio peligro de tener enfermedades graves.

La especialista epidemióloga Sandra Bautista, también indica que es importante que los niños duerman como mínimo 8 horas por día:

“Cuando el pequeño duerme menos, aumenta el riesgo de obesidad. Se ha encontrado que el metabolismo se altera y hay un aumento de las hormonas contrarreguladoras, que hacen que se afecte la adiposidad y aumente el tejido de grasa”.

Vía | El Nacional
Foto |  eliduke

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...