Cuidados para el ombligo del recién nacido

Tras la felicidad del nacimiento de nuestro bebé llega la responsabilidad de cuidarlo. El ombligo es una de las primeras curas que debemos realizar. Hay que hacerlo sin miedo y siguiendo unas pautas sencillas. Ante cualquier duda, siempre consultar con el pediatra.

La llegada de un bebé suele ser una mezcla de emociones y si es el primero que llega a nuestras vidas todavía más. Todo lo que nos vamos encontrando es nuevo. La alegría que acompaña al nacimiento da paso a la incertidumbre sobre el cuidado de nuestro pequeño, sobre todas las cosas que debemos hacer y sobre cómo debemos criarlo.  En este sentido, la cura del ombligo es uno de los primeros momentos importantes que debemos mimar cuidadosamente.

El cuidado del ombligo es la primera de las curas importantes en el bebé.

El cordón umbilical ha sido para el pequeño y para la madre el lazo que los unía hasta el momento del nacimiento. Una vez cortado ese lazo, se le pone una pinza para que sujete el resto de cordón y un gasa para evitar que la pinza toque la piel del bebe y le pueda molestar.  De esta manera permitimos que el resto del cordón se seque y que al cabo de un par de semanas aproximadamente, se acabe cayendo solo.

Posiblemente nos dé un poco de miedo o reparo cuidar el ombligo de nuestro bebé, pero es muy importante realizar unos cuidados básicos para evitar que se infecte. El ombligo no les duele, no les escuece y sólo tenemos que tener un poco de precaución con él.

Cuando estamos preparando la canastilla para nuestro bebé, ya debemos tener en cuenta el cuidado del ombligo. Debemos tener a mano gasas y alcohol de 70 grados que es el que nos recomiendan usar en este caso.

Los pasos básicos para cuidar y evitar problemas de infección en el ombligo son: no humedecerlo y si se ha humedecido secarlo cuidadosamente con una gasa estéril; evitar que los restos del pañal puedan tocar el ombligo, ni orina, ni heces, nada debe llegar hasta él y aplicar el alcohol mencionado anteriormente para favorecer el secado. Algunos pediatras recomiendan además usar un desinfectante para curarlo, pero otros dicen que no hace falta; en cualquier caso, la recomendación es que sigas los consejos de tu pediatra. En lo que si están todos de acuerdo es en no utilizar nunca yodo, para evitar problemas en la funcionalidad del tiroides.

Existen varios problemas asociados al ombligo, por eso es importante observarlo bien, olerlo y si vemos u olemos algo extraño siempre debemos consultarlo rápidamente con nuestro pediatra. Es importante dejar que el ombligo se caiga solo, si lo forzamos aunque sea solo un poco podemos provocar una hemorragia que puede resultar muy peligrosa. No existe una medida exacta de cuantos días puede tardar en caerse el resto del cordón umbilical, puede caerse en seguida como puede tardar un mes. De todas formas si tarda más de quince días, es mejor comunicárselo al pediatra.

Foto por Raphael Goetter en  Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...