¡Cuidado! Tu bebé no debería dormir nunca en la silla del coche

Las sillitas de seguridad son vitales para los traslados del bebé en carretera, pero no debe dormir en ellas. El peligro de una asfixia postural es inminente y las consecuencias aterradoras.

No dejes dormir a tu niño en la silla del coche

No hay discusión. Los bebés no deben dormir en las sillas de seguridad o sillas de coche. La razón es de peso. Pueden sufrir graves daños e incluso morir por asfixia postural.

Los bebés de cero a seis meses no tienen control de la cabeza, es decir, no tienen la capacidad de sostenerla y mantenerla firme. Significa que no pueden adquirir una postura estable, por la debilidad de sus músculos y de su columna vertebral, que tarda varios meses en fortalecerse.

Cuando los sentamos, la cabeza se ladea o se cae hacia adelante, adoptando una pose inadecuada. Tienden a flexionarse sobre sí mismos y a pegar el mentón del pecho. Entonces, se les comprime el tórax y las vías respiratorias, interfiriendo el flujo de aire, impidiendo la respiración y ocasionando asfixia. Si se duermen, dejando su cuerpo flácido, el resultado puede ser aterrador.

¿Qué sucede cuando hay asfixia postural?

La postura que acoge el bebé cuando duerme en la sillita del coche, evita que el pecho se expanda lo suficiente para introducir oxígeno en su cuerpecito. En ese momento se reduce su capacidad respiratoria, presenta apnea y bradicardia (descenso de la frecuencia cardíaca), y se produce la asfixia postural, también denominada asfixia posicional.

De seguido disminuye la llegada de oxigeno a la sangre y a los tejidos del cerebro, pudiéndose presentar una hipoxia cerebral. Esta condición se da por el escaso suministro de oxígeno al cerebro y, en pocos minutos, provoca la muerte neuronal. De no atenderse inmediatamente, el chico podría fallecer.

En el año 2015, sucedió un hecho muy lamentable en Estados Unidos, que permite corroborar todo lo expuesto hasta ahora. Fue la muerte de un bebé llamado Shepard Dodd, quien falleció de asfixia postural mientras dormía en una sillita para el coche.

Esta triste experiencia, más numerosos estudios realizados en los últimos años, demuestran que la saturación del oxígeno de los bebés baja al ser colocados en una silla. Con esto aumentan sus posibilidades de sufrir asfixia postural.

¿Qué cuidados se deben tener al usar la sillita del coche?

Los padres y demás adultos, deben estar conscientes de que las sillas para el coche no están diseñadas para que los niños duerman. Solamente han de ser utilizadas para viajar.

Durante los trayectos muy largos (más de una hora y media), es vital detenerse regularmente, para que el bebé descanse y cambie por un momento la posición. En ningún caso, un niño puede pasar más del tiempo señalado en una de estas sillas.

Lo que no debería hacerse nunca, es colocarlo en una sillita de coche u otra similar si no hay la necesidad de hacerlo, ni mucho menos la vigilancia requerida. Para el descanso o el sueño es mejor utilizar las cunas, carritos u otras opciones apropiadas, donde puedan estar sin peligro.

Es cierto, las sillitas son de gran utilidad, pues permiten a los niños trasladarse cómodamente, disfrutar del trayecto y resguardar su seguridad, pero esto es únicamente en carretera. No obstante, los adultos tienen que saber cómo, cuándo y cuánto tiempo emplearlas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...