¿Cuándo se puede empezar a dar agua al bebé?

A partir de los 6 o 7 meses de edad los bebés ya pueden empezar a tomar algunos sorbos de agua, pero durante los seis primeros meses no la necesitan, ya que reciben la que necesitan a través de la lactancia materna.

Sed en los bebés

Una de las preguntas que hacen muchas madres primerizas al pediatra cuando se introducen las papillas en su alimentación, es cuándo se puede empezar a dar agua al bebé. El especialista suele explicar que los bebés necesitan agua pero debe ir acompañada de nutrientes, ya que darles agua sin más puede provocar que beban demasiado llenando el estómago y por tanto comerán menos, lo que podría conducir a una posible desnutrición.

El agua es refrescante y gratificante, pero no aporta ni calorías ni ningún tipo de nutriente. Los bebés necesitan mucha más agua que los adultos, ya que tienen un mayor riesgo de deshidratarse, pero la reciben a través de la leche materna, las papillas o la leche de fórmula, se puede decir que es agua con nutrientes. Evidentemente llega un momento en el que se le puede empezar a dar agua al bebé, entonces la pregunta es cuándo y cuánta.

Los especialistas médicos explican que durante los seis primeros meses de vida los pequeños no necesitan agua y por supuesto se recomienda que no se les ofrezca. A partir de los siete meses de edad se les puede empezar a dar un poco de agua siempre que coman algún alimento que les pueda provocar sed, aunque son muy pocos. Recordemos que en el caso de que se siga tomando el pecho y reciban la alimentación complementaria, papillas de frutas, cereales, verduras, etc., ya están tomando el agua que necesitan.

Esto cambia en el caso de no tomar lactancia materna, los bebés realizan menos tomas cuando se les introduce la alimentación complementaria y por tanto se incrementa la necesidad de agua, por ello los expertos recomiendan que se les proporcione la que necesiten a lo largo del día. La sed es la que manda, una vez saciado el bebé ya no querrá beber más, no hay que medir la cantidad de agua. Los bebés a partir de 12 meses de edad necesitan beber más agua, casi un litro diario, en este caso se sigue la misma regla, se ofrece agua a demanda hasta que se sacie la sed, pero evitando que se atiborre de agua antes de las comidas, ya que de lo contrario comería menos y no es recomendable para el desarrollo.

¿Por qué necesitan más cantidad de agua o líquido los bebés? Los adultos tenemos una proporción de agua en el peso corporal que ronda el 50%, y la proporción en los bebés es del 70%, lo que les obliga a tomar más líquidos, aproximadamente un 15% diario de su peso corporal. Como ya hemos explicado, la lactancia materna provee a los bebés de hasta 6 meses de edad de esa cantidad de líquido que necesitan, por lo que hay que olvidarse de tener a mano un biberón con agua. Los bebés toman leche materna a demanda y suelen comer a menudo, al tener un estomago pequeño deben recibir líquidos con nutrientes para poder desarrollarse adecuadamente, de lo contrario podrían sufrir desnutrición y poner en riesgo su desarrollo.

Un dato que merece la pena destacar sobre la leche de fórmula, tomar demasiada agua diluye la concentración de sodio en el organismo, lo que provoca un desajuste en el equilibrio de los electrolitos y una inflamación de los tejidos. Decimos esto porque en la preparación de la leche de fórmula hay que ajustarse a las cantidades recomendadas y no excederse en la cantidad de agua, ya que se corre el riesgo de que se sufra una intoxicación por agua, además de que está recibiendo menos nutrientes para el correcto desarrollo.

Foto | Waterbobble

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...