Criptorquídea

Testiculos infantiles

La criptorquídea o testículo infantil no descendido es un problema que afecta hasta un 4% de la población masculina infantil. Los testículos se desarrollan en la cavidad abdominal mientras el bebé se encuentra en el vientre materno, posteriormente deberían descender hasta el escroto, pero esto no ocurre siempre así.

La criptorquídea o criptorquídismo puede afectar a uno o ambos testículos y se cree que se produce como consecuencia del déficit de una hormona denominada HAM. Esta enfermedad testicular suele darse especialmente en los casos de niños con el síndrome de Prader-Willi y con menor incidencia en otros casos.

Son los niños prematuros los más propensos a padecer criptorquidismo, la bolsa testicular desciende a su ubicación correcta cuando el feto cumple el séptimo mes de desarrollo, pero una interrupción del embarazo puede provocar que el niño nazca sin que esta bolsa se encuentre en su sitio. Pero por norma general, el problema se soluciona por si solo cuando el bebé cumple los nueve meses de edad.

Basta un examen físico para que los especialistas identifiquen el problema, en las revisiones que se realizan a los recién nacidos, se palpa para comprobar la presencia o ausencia testicular, también se tienen en cuenta los antecedentes familiares o la presencia de diversas enfermedades asociadas a la criptorquídea, como puede ser la espina bífida.

A priori no es un problema grave y no afecta al niño, pero debe solucionarse, ya que en edad adulta aparecerían problemas de fertilidad o aumentarían las posibilidades de sufrir enfermedades como el cáncer testicular. Habitualmente, cuando un niño nace con un testículo no descendido se espera a que cumpla un año antes de proceder a un tratamiento específico, éste siempre dependerá de la gravedad del caso, de los antecedentes familiares, etc.

En los casos más graves la criptorquídea se soluciona mediante una operación poco complicada denominada orquidopexia, en la que los especialistas ubican el testículo en su lugar. Esta operación suele realizarse antes de que el niño cumpla los 6 años de edad. Es difícil que los profesionales de salud no detecten el problema, aunque se han dado casos en los que se ha confundido a un bebé varón con una niña y ha sido criado como tal.

Ante cualquier duda o pequeño problema con el bebé, lo más recomendable es siempre consultar al especialista, un pequeño problema hoy se puede convertir en un grave problema el día de mañana si no se atiende debidamente.

Más información | MedLine Plus
Foto | Vividpixels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...