Cosméticos para bebés. ¿Puedo utilizar cualquier producto del mercado?

Muchas marcas comerciializan cosméticos para niños, pero antes de elegir hay que tomar en cuenta su edad y las codiciones de su dermis. Con estos tips podrás dar pasos seguros.

El baño del bebé

A la par de los cuidados de mamá, el mercado ofrece infinidad de productos para consentir la piel del bebé, pero a pesar de la extensa gama de marcas y presentaciones existentes, hay que prestar especial atención a su composición. Lo ideal es que sean fórmulas con pH neutro, hipoalergénicas, sin perfumes, colorantes, conservantes u otras sustancias químicas que atenten contra el bienestar del chico.

Algunos cosméticos son tan fuertes, que pueden causar irritaciones, enrojecimientos y otras afecciones cutáneas. Aunque ofrezcan limpieza, hiddratación y protección, hay que saber con certeza cuáles de esos beneeficios son realmente requeridos por el bebé, dependiendo de su edad y de las condiciones de su piel.

Cuidar la piel del bebé con los productos correctos

Aunque no sea una idea promovida por la industria cosmética, se recomienda utilizar sólo agua para asear a los bebés durante los primeros días de vida. Claro está, haciendo énfasis en la limpieza del ombligo, el área del pañal y los pliegues. La razón principal es la preservación de la capa natural que protege al bebé recién nacido, la misma que lo protegió de bacterias y rozaduras durante el embarazo.

La capa protectora-generalmente blanquecina y un poco grasa-será absorbida por el cuerpo con los días. Sólo cuando esto ocurra, será necesario el baño, pero no todos los días. Se considera que los bebés deben bañarse dos o tres veces por semana durante el primer mes. Para entonces los productos requeridos serán gel de baño y champú.

Las lociones y aceites hidratantes se deben emplear sólo cuando la piel es especialmente seca, y a partir del primer mes de vida. Sin embargo, deben ser aplicadas con cautela porque pueden causar irritaciones o reacciones alérgicas. Pomadas para el cambio de pañal y filtros solares son otros de los productos cosméticos útiles para proteger al bebé.

Gel de baño y champú

A medida que el bebé crece se hace necesario limpiar algo más que su carita, manos y pompis. No obstangte, hay que ser cuidadosos en la elección del jabón o gel de baño. Optar por los de PH neutro, son componentes hidratantes naturales es lo conveniente. Asegñurate de apartar aquellos que pican en los ojos (sus efectos difícilmente desaparecen) y los antisépticos, ya que son demasiado.

El uso o no de champú dependerá de la cantidad de cabello que tenga y de lo graso o seco que sea. Como se dijo anteriormente, lo ideal es que el champú, al igual que el jabón, sea suave, y carezca de fragancias y colorantes artificiales. Leer con anticipación la etiqueta del producto puede evitar reacciones adversas.

Los champús más recomendados son aquellos que poseen vitaminas A, C y E, registradas bajo el nombre de retinil palmitato, ácido ascórbico y alfa-tocoferol. También aquellos elaborados con extractos de semillas de cítricos. Deben evitarse componentes como la trietanolamina y la dietanolamida, ya que tienden a ser perjudiciales para la salud de la piel.

Lociones hidratantes y protectores solares

La piel del bebé es tersa y suave, pero en ocasiones se torna algo seca e inclusive va perdiendo algunas capas de forma prematura, por lo que debe mantenerse hidratada. Aún cuando los productos más publicitados son la vaselina y la parafina líquida, no son los más aptos para los bebés. La mayoría de los médicos prefieren las fórmulas a base de aceites vegetales de aloe, caléndula, manzanilla o árnica, entre otros.

Los aceites vegetales favorecen la respiración de la piel e hidratan sin irritar, pero aún así deben ser utilizados sólo después del primer mes de vida. Sea cual sea su origen, deben hacerse a un lado aquellos que contengan glicerina, mineral oil, paraffinum o sodium Lauryl.

En cuanto a las pomadas para el cambio de pañal, deben emplearse sólo cuando hay irritación en la piel de las nalgas. Éstas contienen óxido de zinc, alantoina, caléndula o manzanilla y en algunos casos lanolina, agentes reparadores y protectores de la piel. Deben evitarse las que poseen parafina o vaselina, productos derivados del petróleo.

Protegerlos en el momento adecuado

De 0 a 6 meses los bebés deben ser protegidos del sol vistiéndolos adecuadamente y manteniéndolos bajo sombra. A partir de los 6 meses pueden emplearse productos o cremas que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio, además de filtros solares.

Existen otros productos cosméticos muy comercializados para el cuidado de la piel de los bebés. Aunque los talcos fueron muy populares hace algunos años, hoy no son tan sugeridos. En cuando a las colonias, deben ser elegidas sin alcohol y ser aplicadas sobre la ropa y el cabello, para evitar afecciones de la piel.

Por su parte, las toallitas húmedas, que suelen ser grandes aliadas de la limpieza, deben ser suaves y sin exceso de aromatiantes. Hay quienes aconsejan sustituitlas por toallas de algodón. Si quieres saber porqué, lee sobre algunos riesgos de las toallitas húmedas para bebés. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...