Cosas que debes saber sobre los dientes de leche

La sabiduría popular da explicación a algunos problemas relacionados con los dientes de leche, en muchas ocasiones son explicaciones erróneas y sin fundamento que pueden provocar una incorrecta actuación de los padres, por ello es interesante leer este post sobre las cosas que debes saber sobre los dientes de leche, para evitar estas confusiones.

Verdades y mentiras sobre los dientes de leche

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre los dientes de leche, cuándo empiezan a salir, las consecuencias que puede tener un golpe o la caída natural al ser sustituidos por los dientes definitivos. Hoy queremos hacer un pequeño resumen con el que será más fácil responder a las preguntas que muchos padres se formulan.

Son varias las cosas que debes saber sobre los dientes de leche, información veraz y constatada científicamente, con ella se hace frente a la sabiduría popular que acumula mucha información sobre este tema, en muchas ocasiones son creencias infundadas y no hay que prestarles atención. Los dientes de leche aparecen generalmente a partir del sexto mes de vida del bebé, en algunos casos pueden adelantarse y en otros atrasarse, pero hay que tener en cuenta que la formación de estos dientes se inició en el vientre materno, cuando el feto sólo tenía seis semanas, a esto hay que añadir que la formación de los dientes definitivos empiezan a desarrollarse antes del parto, en las últimas semanas del embarazo. Por esta razón es muy importante que la madre disfrute de una dieta sana y equilibrada que aporte los nutrientes necesarios para el desarrollo dental y del organismo en general.

Pero cuidado, no hay que creer que el embarazo provoca la reducción del calcio en los dientes de la futura mamá, tampoco los hace más quebradizos, se ha llegado a afirmar en la creencia popular que el bebé extrae el calcio de los dientes de la madre para poder formar los suyos. El calcio necesario lo recibe el bebé a través de la alimentación o de los suplementos que se toma la madre.

El proceso de dentición en los bebés es variable y puede extenderse hasta los 20 o 30 meses, es algo que depende del organismo y evolución del bebé. De nuevo la sabiduría popular entra en acción, afirmando que hay niños a los niños que les salen tarde los dientes porque sufren falta de calcio, esta información no tiene fundamento y no hay que creerla. Si los dientes tardan en salir pueden se por motivos naturales o porque el niño tenga algún tipo de alteración nutricional, en estos casos lo mejor es acudir al pediatra.

Cuando empiezan a salir los dientes temporales, los bebes se vuelven más irritables y sensibles, algo provocado por las molestias que sufren, se les inflaman un poco las encías, se produce un excesivo babeo y le cuesta mucho más comer y no es porque no tenga apetito, las molestias ocasionadas por el roce de la succión o la cuchara provoca que no quiera comer. A los bebés les molesta cada pieza dental que aflora en su boca, algo lógico ya que los dientes atraviesan el tejido de las encías. Por ello veremos que continuamente se meten las manos en la boca, morderán los peluches o cualquier objeto que tengan a mano. En estos casos es interesante tener un mordedor que se introduce en la nevera para enfriarlo, al morderlo el bebé sentirá alivio, la razón es que el frío adormece las encías.

La sabiduría popular asocia problemas como las infecciones, una diarrea o un resfriado con la aparición de los dientes, esto es algo totalmente erróneo. La explicación es lógica y sencilla, en este periodo los bebés se llevan más cosas a la boca, lo que incrementa el riesgo de que los microorganismos patógenos puedan acceder al sistema digestivo, de ahí el incremento de problemas de salud. A esto hay que sumarle que si se han introducido en su dieta nuevos alimentos, éstos pueden provocar cambios en su organismo y especialmente en el sistema digestivo.

La dentición no suele ocasionar fiebre, al menos así lo considera la mayoría de especialistas, si durante el proceso de dentición el bebé tiene fiebre es posible que se deba a un problema de salud y no a la salida de los dientes. En este caso lo mejor es acudir al pediatra para que realice las pruebas necesarias y conocer el origen de la fiebre. Por último, hablar de la caries del biberón, hay quien cree que no importa que un diente de leche tenga caries, ya que como se cae al ser sustituido por el diente definitivo, la caries desaparecerá.

Recordemos que en el post sobre un golpe en los dientes, explicábamos que los dientes de leche tienen sus raíces en contacto con lo que serán los dientes permanentes que se forman en el interior del hueso, lo que implica la posibilidad de que la caries termine produciendo una infección alcanzando el diente definitivo. En este caso es muy importante la higiene bucal y acudir al dentista aunque la caries sea en un diente de leche.

Foto | Sam Pullara

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...